Polémica, festejos y hallazgos marcaron la arqueología en México en 2007

Por Luis Carlos Sánchez.

México.- La polémica en torno a la propiedad de los terrenos donde se asientan las zonas arqueológicas del país; la exploración de la que podría ser la primera tumba de un emperador azteca encontrada, así como una controvertida elección de Chichén Itza como Nueva Maravilla del Mundo, fueron hechos que marcaron en 2007 el terreno de la arqueología mexicana.

A penas iniciado el año, la zona arqueológica de Chichén Itza, considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se convirtió en una de las finalistas para ocupar un lugar como Nueva Maravilla del Mundo, a través de una iniciativa privada impulsada por el millonario suizo Bernard Weber.

La falta de un programa de estudio e impacto turístico detrás de la iniciativa, provocó críticas para el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quien debió navegar contracorriente y desligarse del proyecto que convirtió a la zona en una nueva maravilla, no obstante que proporcionó todas las facilidades a los organizadores para desarrollar su campaña.

Esa polémica desató posteriormente una controvertida discusión sobre la propiedad de los terrenos donde se asientan las zonas arqueológicas del país, más del 80 por ciento de las cuales está en manos de particulares.

Para el caso de Chichén Itzá, la disputa incluyó un "estira y afloja" entre el INAH y los actuales propietarios (la familia Barbachano) sobre las condiciones en las que se desarrollaría una posible compra venta del área, fijando una suma de unos ocho millones de pesos por parte de las autoridades y hasta de 750 millones por parte de algunos propietarios.

Hasta el momento, la situación está suspendida y en torno a ella han rondado desde falsas noticias sobre la posible expropiación de los terrenos, a la versión oficial que sostiene que las pláticas continúan en la mejor disposición de las partes.

Cabe destacar que el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2008, que ya fue aprobado, prevé un Fondo Arqueológico de 300 millones de pesos que podría ser utilizado para este rubro. Otro de los casos que más acaparó la atención de la comunidad durante 2007, fue la exploración en torno al monolito de Tlaltecuhtli, localizado en octubre de 2006 en el predio de Las Ajaracas, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, bajo el cual se especula podría estar la tumba del emperador mexica Ahuizotl.

El año inició con el hermetismo y la falta de acción en torno a la piedra que permanece oculta al público en la calle de Argentina (cerrada al paso), hasta marzo pasado cuando fue presentado el Proyecto Templo Mayor coordinado por el arqueólogo Leonardo López Luján.

Dentro de los proyectos de investigación en torno al antiguo centro ceremonial de la ciudad de Tenochtitlán, los especialistas incluyeron la exploración y restauración de la escultura, por lo que su movimiento para estudiar la cavidad de la parte inferior se realizó en noviembre pasado.

Ahora, los estudiosos esperan encontrar la tumba del rey mexica y en el Templo Mayor continúan desarrollándose los proyectos de elaboración de un mapa tridimensional de la zona, el análisis microquímico de las áreas de mayor actividad ritual, así como un estudio de las pinturas murales que aún se conservan en el área.

Los fenómenos naturales causaron también estragos durante 2007 al patrimonio cultural del país, uno de los casos más sonados fue el de la zona arqueológi

You must be logged in to post a comment Login