Ansiosa espera para los familiares de todos los secuestrados en Colombia

BOGOTA (AFP) – Tras un nuevo retraso en la operación para recuperar a tres secuestrados de las FARC en Colombia, la ansiedad creció el domingo entre los familiares de todos aquellos que siguen en poder de la guerrilla marxista.

Las principales radios colombianas retransmitieron desde la madrugada programas especiales para dar la palabra a las familias de las cerca de 3.000 personas aún secuestradas en este país, asolado por medio siglo de conflicto armado.

Estos mensajes fueron divulgados en la emisión “Voces de secuestrados”, que desde hace 14 años presenta la radio privada Caracol, y cuyas ondas son captadas a veces en las entrañas mismas de la jungla, donde se refugian las Fuerzas Armadas revolucionarias de Colombia (FARC), alzadas desde 1964.

“Esperamos que vuelvan no sólo ellos (los tres secuestrados), sino todos”, afirma Maria Teresa Paredes, sin noticias de su marido, un coronel de la policía, capturado por la guerrilla hace nueve años.

Para las familias, la operación humanitaria, lanzada bajo la égida del Comité internacional de la Cruz Roja (CICR) por el presidente venezolano Hugo Chavez, supone el primer paso hacia un intercambio global — preconizado por las FARC — de más de 40 secuestrados por 500 guerrilleros presos.

Esta próxima liberación representa una “formidable esperanza” para los demás secuestrados, entre ellos la franco-colombiana Ingrid Betancourt, retenida desde hace unos seis años, según declaró el sábado en Paris su hija Mélanie Delloye.

La guerilla se comprometió a poner en libertad a Clara Rojas, asesora de la ex candidata a la presidencia de Colombia, así como a su hijo Emmanuel y a la ex parlamentaria Consuelo Gonzalez de Perdomo, de 57 años, capturada en septiembre de 2001.

“Esa operacion es el primer acto concreto tras cinco años sin que haya ninguna solución en el tema de los secuestrados”, explica a la AFP Carlos José Herrera, experto en solución de conflictos internacionales en la Universidad Javeriana de Bogotá.

Designada “Personaje del año” por la prensa colombiana por su “dignidad” y discreción, Clara Gonzalez, madre de Clara Rojas, espera desde el jueves junto a otros familiares de los tres secuestrados en un hotel de Caracas, adonde una caravana aérea debe conducirlos.

“Ruego a Dios que esto acabe pronto”, exclamó esta mujer de 77 años, que utiliza un deambulador para desplazarse.

El domingo aseguraba sentirse “muy tranquila”. “No me preocupa que la operación dure algunos días, lo importante es la seguridad”, aseguró la mujer a la AFP.

Su hijo Ivan Rojas, hermano de Clara, dijo estar impaciente por conocer a su sobrino nacido en cautiverio. “Emmanuel es el nombre del Salvador, este niño salvó a mi hermana, y puede salvar a toda Colombia”, declaró.

Una delegación representando a todos los secuestrados acudió el sábado a la capital venezolana para entregar a la senadora colombiana Piedad Cordoba, una ex mediadora cercana a Chavez, una carta en la que se pide a las FARC que proporcionen pruebas de supervivencia de sus prisioneros.

“Queremos pruebas de supervivencia, porque de muchos rehenes no sabemos nada hace más de tres años”, subrayó Deyanira Ortiz, esposa de un parlamentario que ya lleva siete años de cautiverio.

Familiares de secuestrados por las FARC no incluidos en la próxima liberación también acudieron al aeropuerto de Villavicencio, a unos 100 kilómetros al sudeste de Bogota, en el departamento colombiano de Meta, donde debe iniciarse la operación humanitaria.

You must be logged in to post a comment Login