Aumenta migración de mujeres mexicanas y niños a EU.

Por Martín Takagui
Notimex

México.- Las barreras físicas y legales antimigratorias entre México y Estados Unidos han propiciado que en las últimas décadas se incremente el número de mujeres mexicanas que intenta llegar a ese país, ya sea en busca de trabajo y mejores condiciones de vida o por la reunificación familiar.

Ello porque el muro, el desierto, los ríos y la Patrulla Fronteriza inhiben el cruce frecuente de los hombres, quienes anteriormente volvían de una a dos veces por año a México, pero ahora el número de intentos se ha reducido, aunque la demanda personal es más alta.

De acuerdo con estudios de la Fundación Solidaridad Mexicano- Americana, cuando un migrante está en la frontera, puede intentar de cuatro a siete veces cruzarla sin importar que arriesgue hasta la vida, sin embargo, son miles o millones los que prefieren no acercarse a esa línea cuando están en territorio estadunidense.

Carlos Estrada Nava, subdirector de Educación y Cultura de esa fundación, estimó que la migración femenina va en aumento y en México tiene efectos económicos positivos sobre todo en las zonas rurales.

Refirió que un informe del Banco Mundial señala que la migración internacional de las mujeres se ha incrementado de manera importante, ya que éstas constituyen casi la mitad del total de la población que ha dejado su lugar de origen en el mundo.

Datos de organismos internacionales como la Organización Mundial de las Migraciones, calculan que hasta 2005 la migración mundial alcanzaba los 190 millones de personas, es decir, casi tres por ciento de los habitantes del planeta, de los cuales 95 millones eran mujeres.

En América Latina y el Caribe ese fenómeno creció a un ritmo de cinco por ciento durante los últimos 45 años, ubicando a la región como la segunda del mundo con el mayor volumen de flujos migratorios.

Entre 1960 y 2005 los mayores aumentos de migración femenina se observaron en Oceanía, al pasar de 44 a 51 por ciento; seguido por América Latina y el Caribe, de 45 a 50 por ciento. Mientras en Africa, los movimientos migratorios pasaron de 42 a 47 por ciento; en la antigua Unión Soviética, de 48 a 58 por ciento, y en Asia disminuyó de 46 a 43 por ciento.

La proporción de mujeres que emigran en busca de empleo, antes que por motivos familiares, se ha incrementado en esas cuatro décadas y los resultados que alcanzan en los mercados laborales de los países que las reciben, varían de manera considerable conforme a su país de origen.

En el caso de México, se ha comprobado que cuando una mujer emigra hacia Estados Unidos en busca de mayores oportunidades, ésta ofrece mayores ventajas a la familia que dejan en su comunidad en comparación con un hombre que logra cruzar la frontera. Las mujeres son consideradas con mayor responsabilidad en el trabajo, desarrollan capacidades de costura, de detalle y actividad manual que es mejor pagada, aunque también pueden emplearse como jornaleras agrícolas, al igual que los hombres.

Sin embargo, la mayor ventaja que tienen las mujeres migrantes es su responsabilidad, pues "no hay parrandas, acuden menos a centros nocturnos y a bares y cantinas, lo que les deja mayores recursos libres luego de pagar la renta y la manutención para enviar las remesas familiares".

Estrada Nava refirió que de acuerdo con el Consejo Nacional de Población (Conapo) hasta hace 10 años había 304 mil 931 mujeres mexicanas empleadas como trabajadoras temporales en Estados Unidos.

Según estadísticas, de 1998 a 2000, la Patrulla Fronteriza

You must be logged in to post a comment Login