Seguridad y reconciliación son los desafíos de EU en Irak

Madrid.- El general David Petraeus, comandante de las tropas estadunidenses en Irak, aseguró hoy que el desafío para 2008 será lograr mayores avances en la seguridad, ayudar a restaurar los servicios básicos y agilizar el proceso de reconciliación.

En su última rueda de prensa de este año en Bagdad, Petraeus destacó que aunque Irak ya no está al borde de la guerra civil y la violencia ha disminuido 60 por ciento en los últimos seis meses, los recientes progresos en la seguridad son frágiles y reversibles.

"El éxito surgirá lentamente y estará lleno de reveses y avances. Inevitablemente habrá duros enfrentamientos, algunos días y semanas más complicadas, pero serán menos, con la voluntad de Dios", dijo.

Consideró que la red Al Qaeda es el principal enemigo del país, dado que busca fomentar la violencia sectaria. "La consideramos la mayor amenaza y el reto más significativo que debemos afrontar", señaló.

El comandante estadunidense pidió a sus tropas colaborar con el gobierno iraquí para restaurar los servicios básicos para la población, impulsar la economía y mantener la presión para evitar que se deteriore la frágil seguridad.

Afirmó que la violencia ha bajado 60 por ciento desde junio pasado y que el número de muertes de civiles se redujo en 75 por ciento respecto al año pasado, gracias al refuerzo de las tropas estadunidenses en Irak.

Petraeus consideró que la mejoría en la situación de seguridad se debió en parte al cese al fuego declarado por la milicia chiitta del clérigo Moqtada al Sadr y a la organización de las tribus sunnitas para luchar contra la red Al Qaeda.

Según el Ministerio iraquí del Interior, las fuerzas de seguridad han logrado este año desarticular 75 por ciento de Al Qaeda en el país musulmán gracias al refuerzo militar estadunidense.

Asimismo, la dependencia anunció que las fuerzas de seguridad iraquíes se encuentran en estado de alerta para impedir disturbios mañana domingo con motivo del primer aniversario de la ejecución del ex presidente Saddam Hussein.

Indicó que Irak decretó un toque de queda en la localidad de Al Daur, a unos 150 kilómetros al norte de Bagdad, donde fue arrestado el ex líder iraquí.

"Seguro que (Saddam Hussein) aún tiene fieles. Vamos a ver lo que pasa. Pero nuestras fuerzas están preparadas para intervenir (.), para impedir cualquier acto criminal", dijo Abdul Jalaf, vocero del Ministerio del Interior durante una rueda de prensa en Bagdad.

Hussein, condenado a muerte por un tribunal iraquí en noviembre de 2006 por la muerte de 148 chiitas en la década de 1980 en la localidad de Dujail, fue ahorcado el 30 de diciembre pasado.

– NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login