Horacio Quiroga, una vida marcada por la tragedia.

México.- Autor de obras que se caracterizan por un crudo realismo narrativo, como "La gallina degollada", "Los desterrados" y "Pasado amor", el uruguayo Horacio Quiroga, cuya vida trágica y amores prohibidos marcaron su destino, nació el 31 de diciembre de 1878.

Horacio Silvestre Quiroga Forteza es considerado uno de los más destacados narradores y cuentistas de América en el siglo XX, nació en Salto, Uruguay.

Su padre Prudencio Quiroga murió dos meses después del nacimiento de Horacio, al dispararse de manera accidental con una escopeta. Tras la desgracia, la familia ubicó su residencia por unos años en Córdoba, Argentina.

En 1891, el padrastro de Horacio se suicidó con una escopeta, acto que fue presenciado por el joven de 16 años, cuando éste entraba a la habitación.

Según datos biográficos, en su época de estudiante Quiroga mostraba una actitud rebelde en la escuela y prefería las actividades manuales o la ortografía en lugar del estudio.

Además, gustaba del ciclismo, la fotografía, los experimentos químicos y la mecánica. En su adolescencia empezó a interesarse por la literatura.

En 1987 hizo sus primeras colaboraciones en medios periodísticos; un año más tarde conoció a la primera mujer que le robó el corazón y por quien escribió "Una estación de amor".

Fundó la "Revista de Salto", en 1899, y un año después viajó a París. En 1902 se suscitó una nueva tragedia en la vida de Horacio, luego de que le quitara la vida de manera accidental a su amigo Federico Ferrando, mientras le enseñaba a manejar pistola.

En Argentina trabajó como profesor de castellano y acompañó como fotógrafo a Leopoldo Lugones en una expedición a la provincia de Misiones. Este viaje lo deslumbró, al grado de ser el escenario de los cuentos que lo hicieran famoso.

Su segundo libro fue "El crimen del otro" (1904), al que le siguieron "Los perseguidos" (1906), un adelanto de lo que después se conoció como literatura psicológica e "Historia de un amor turbio" y "Los arrecifes de coral" (1909).

Durante sus vacaciones en Misiones, Quiroga se enamoró de su alumna Ana María Cirs y no obstante la oposición de sus padres, se casaron en 1909 y fueron a vivir a San Ignacio. De esta relación tuvo dos hijos, Elg, quien nació en 1911, y Darío, en 1912. Sigue. Horacio Quiroga/dos/en 1912.

En aquellos años, fue designado juez de paz y oficial del Registro Civil de San Ignacio y cuando parecía que todo marchaba bien, ocurriría una nueva desgracia: su mujer se suicidó en 1915, por lo que regresa a Buenos Aires, donde publica "Cuentos de amor, de locura y de muerte" (1917).

La desgracia no llegó sola, pues poco tiempo después también se quitaron la vida su maestro Leopoldo Lugones y la poetisa argentina Alfonsina Storni, quien despertó en Horacio una profunda pasión.

En 1919 escribió "Cuentos de la selva", dedicado a sus hijos y el cual cobró gran importancia entre la crítica por relatos como "La gama ciega", "El loro pelado", Las medias de los flamencos", "La guerra de los yacars", "La tortuga gigante", "La abeja haragana" y "El paso de esos cachorros de hombre".

Además de publicar en medios como Caras y Caretas, Fray Mocho, La novela semanal, Plus Ultra, El hogar y La Nación, Quiroga continúa su prolífica producción literaria con obra

You must be logged in to post a comment Login