La revolución cubana se acerca a su medio siglo con el reto de cambiar

LA HABANA (AFP) – La revolución cubana festeja el martes su 49 aniversario y entra en el año 50, decisivo para la ejecución de cambios reclamados por la población y con el reto de renovarse frente a una generación histórica que, encabezada por Fidel y Raúl Castro, está llegando a su fin.

Bautizado oficialmente "Año 50 de la Revolución", 2008 debe llegar con respuestas a una serie de demandas y quejas que los cubanos pusieron sobre el tapete en dos meses de debates populares convocados por Raúl, al mando de la isla desde hace justo 17 meses que su hermano Fidel enfermó.

"A trabajar duro", sentenció Raúl para 2008, al cerrar el viernes la sesión del Parlamento y tras enumerar el rosario de problemas por resolver: la baja producción, el deterioro de la salud y la educación, la falta de transporte y vivienda, la doble moneda, la insuficiencia de los salarios y el costo de vida.

Consciente de las grandes expectativas que generó su discurso del pasado 26 de julio, cuando anunció "cambios estructurales y de concepto" en la economía, pidió, no obstante, tiempo. "Todos quisiéramos marchar más rápido, pero no siempre es posible", advirtió.

Y dijo algo de lo que muchos cubanos se quejan incansablemente: "Coincidimos con quienes han alertado sobre el exceso de prohibiciones y medidas legales, que hacen más daño que beneficio", señaló el presidente provisional.

Precisamente en los debates se generaron polémicas en torno a la imposibilidad de compra-venta de autos y viviendas, el hospedaje de cubanos en hoteles reservados a turistas extranjeros, limitaciones migratorias como el estricto permiso de salida del país, o las restricciones a los trabajos por cuenta propia.

"Estamos a la espera a ver qué pasa este año. Lo que anda en la calle (rumor) es que vienen medidas, que van a permitir cosas, pero no sé qué creer", dijo una ama de casa de 31 años, que dejó su trabajo en una fundación porque dice que el salario de 15 dólares se le iba pagando el transporte a su centro laboral.

A tono con el gobierno, los medios cubanos destacan el momento decisivo que vive el país. "La revolución cubana celebra su enlace de oro con la historia. Y si mira al pasado es para erguirse hacia el futuro", subrayó Juventud Rebelde.

Aunque algunos creen que mientras viva Fidel nada cambiará realmente, el líder de 81 años afirmó, en un mensaje que envió al Parlamento el viernes, que ahora no se aferra al poder, como en su juventud, y expresó apoyo y confianza en Raúl para encarar los problemas del país.

Para disipar dudas, hace una semana Raúl había mencionado que su discurso del 26 de julio lo aprobó su hermano "sin ponerle un punto ni una coma", subrayando que futuros cambios cuentan con su anuencia.

"No lo abrumamos con problemitas, pero le consultamos todas las cuestiones principales", dijo Raúl esa vez, al afirmar que Fidel se recupera, goza de salud mental, aunque le quedan ciertas limitaciones físicas de la crisis intestinal que lo tuvo al borde de la muerte.

Raúl, de 76 años, encabeza desde el 31 de julio de 2006 un gobierno colectivo -en el cual el rostro más visible es Carlos Lage, de 56 años- y se declaró desde un inicio abierto, además de a la autocrítica, al avance de las nuevas generaciones.

Desde que enfermó el líder cubano, tanto éste como Raúl y otros dirigentes históricos han reforzado sus mensajes a los jóvenes para alertar del crucial papel que juegan en la s

You must be logged in to post a comment Login