Sin México estaría incompleta “la familia” latinoamericana: Chaderton.

Por Guadalupe Vallejo Mora

México.- El embajador de Venezuela, Roy Chaderton Matos, consideró que una integración en América Latina sin México dejaría incompleta a la familia.

"Sin México estaremos siempre incompletos. Venezuela trabaja en ese camino y nosotros queremos que México también trabaje para eso", añadió el diplomático en entrevista con Notimex.

En una perspectiva sobre el distanciamiento diplomático ocurrido en el sexenio pasado, indicó que ese "desafortunado alto en el camino nos permitió descansar para poder retomar las relaciones con mayor fuerza que nunca y hoy los saltos son hacia delante, hay progresos".

"El árbol no nos dejaba ver el bosque entonces, y al alejarnos vimos el bosque completo y descubrimos que nos estábamos perdiendo de mucho al estar peleados, así que ya es una etapa superada que ahora lo que necesita es consolidación y el reforzamiento", expresó.

Refirió que en estos momentos Venezuela está mirando hacia el norte, es decir hacia México y éste mira hacia el sur y "creo que nuestras miradas y nuestros intereses se están cruzando en el camino y hay buenas razones".

"Estamos en una onda de sintonía que nos permite identificar intereses comunes nuevos o consolidar los viejos", comentó Chaderton mientras observaba la panorámica que le da la puesta del sol que le ofrece su oficina, ubicada en el piso 11 de la calle de Schiller.

Al preguntarle si vislumbra que la mirada de México se ha desviado hacia sus vecinos del norte, sin olvidar que el presidente Felipe Calderón ha dicho que este país se siente "orgullosamente latinoamericano" respondió: "esa es una opción de México en la que no vemos contradicción".

Esto es, México da un mantenimiento de su política exterior y al mismo tiempo mantiene el fortalecimiento de las relaciones con la familia, aseguró uno de los diplomáticos venezolanos con extensa trayectoria, al reunir 37 años en misiones como embajador.

Por lo que hace a un encuentro entre los presidentes Felipe Calderón y Hugo Chávez, Chaderton Matos, quien el 13 de septiembre pasado presentó sus cartas credenciales, insistió en que Venezuela ya le ha dado vuelta a la página y ahora mira hacia delante.

En este contexto vislumbró un 2008 con muchas posibilidades de que se produzca una reunión entre ambos mandatarios: "será como una oportunidad para agregarle vida y vigor a una relación".

Al preguntarle si será un momento de verse como hermanos y de darse un apretón de manos, un saludo que a veces dice más que las palabras, respondió: En Venezuela usamos una palabra que a mí me gusta mucho, un apurruño, que es cuando uno se quiebra las costillas de puro afecto".

Chaderton Matos aclaró que ello "no necesariamente se producirá en la primera ocasión pero se debe trabajar para que se dé en algún momento y sea más temprano que tarde. Incluso un estrechamiento de manos puede ser muy vigoroso, muy caluroso y cariñoso".

Recordó el fugaz encuentro entre Calderón y Chávez en Managua en enero de 2007, en la toma de protesta del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, donde por cuestiones de protocolo estuvieron alejados y que no obstante resultó divertido porque cuando a Chávez le presentan a Calderón le dice: "Mire, yo tengo una camisa roja".

Calderón ataviado con guayabera le contesta: Bueno la mía es blanca. Y al ver al presidente de Costa Rica, Oscar A

You must be logged in to post a comment Login