Ambiente hostil en Bolivia previo a diálogo entre gobierno y prefectos

LA PAZ (AFP) – Un ambiente hostil precede al diálogo que se lanzará el lunes en La Paz buscando terminar con la crisis entre el presidente Evo Morales y los nueve prefectos, entre ellos cinco fieros antioficialistas, luego de que el gobierno denunciara que éstos financiaron la violencia social en 2007.

El influyente ministro de Gobierno (Interior), Alfredo Rada, confirmó que el lunes comenzará un diálogo nacional buscando desactivar la aguda división política surgida por la nueva Constitución, aprobada a principios de diciembre por el oficialismo en la Asamblea Constituyente, sin aval de la oposición.

La Constitución, de corte estatista e indígena, es rechazada por prefectos y líderes civiles de Santa Cruz, Tarija, Cochabamba, Beni y Pando, que respondieron con la decisión de conformar gobiernos locales autónomos, con instituciones que asuman similares roles a los poderes Ejecutivo y Legislativo.

El ministro Rada opinó por segunda vez, en menos de 48 horas, que “a título de autonomías no se puede poner en riesgo” la “unidad nacional” e insistió en que esta demanda “sea retirada”.

Por su parte, el poderoso prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas (considerado el principal opositor de Morales), dijo que van al diálogo sin condiciones, aunque acotó que “si no hay acuerdos, el pueblo debe definir con su voto en los próximos referendos quién tiene la razón”.

En los próximos 60 a 180 días Bolivia debe enfrentar al menos tres consultas nacionales: para aprobar la nueva Constitución, para revocar el mandato del presidente y los gobernadores, y para resolver una cuestión de tierras.

Además, seis de los nueve departamentos bolivianos tienen previsto referendos para imponer las autonomías departamentales que el gobierno central rechaza.

A menos de cinco días de instalarse el ‘diálogo por la paz’ de Bolivia, el vocero presidencial Alex Contreras acusó a los prefectos opositores de haber fomentado los conflictos sociales contra el gobierno nacional, de orientación izquierdista.

“El año 2007 ha sido marcado en algunas coyunturas por enfrentamientos que estuvieron propiciados y financiados por algunos prefectos”, afirmó Contreras, citado este miércoles por el matutino La Prensa.

En las cinco regiones se han registrado en varias oportunidades cabildos, huelgas de hambre y cortes de ruta para que el presidente Morales -de origen indígena- atienda las demandas.

Las protestas más fuertes fueron en la ciudad de Sucre a fines de noviembre, con un enfrentamiento entre universitarios y policías -que dejó tres civiles muertos- por el rechazo a la nueva Constitución, que era aprobada en un cuartel militar.

Morales también alimentó el clima hostil al señalar días atrás que los estatutos autonómicos de las regiones rebeldes deben ser “tirados al tacho” de la basura por tener artículos secesionistas.

Mientras Morales y los prefectos opositores mantienen aún posiciones irreductibles, el respetado defensor del Pueblo, Waldo Albarracín, reconoció que “el panorama político vive una difícil coyuntura” y que “el diálogo no será fácil”.

Al encuentro gobierno-regiones asistirán también los prefectos de La Paz, Oruro, Potosí y un delegado de Chuquisaca, pues la máxima autoridad de esta última, David Sánchez, renunció al cargo a mediados de diciembre y huyó a Perú donde tramita asilo político.

El diálogo se instalará el lunes a las 10H00 locales (14H00 GMT) en La Paz y se gestiona que sea transmitido por radios y canales a todo el país, dijeron fuentes del palacio presidencial a la AFP.

You must be logged in to post a comment Login