Feliz año nuevo

Por Vicente Oria Razo

En el eterno conflicto entre lo que nace y lo que muere, se abre la cuenta de los días del año nuevo 2008. Iniciamos el nuevo calendario con renovadas esperanzas en los nuevos días. No faltan las predicciones sobre lo que ocurrirá durante este nuevo año. Unas son buenas y otras malas.

Pero todos nos deseamos entre sí salud, prosperidad y éxito en este año nuevo. Esperamos lo mejor para los demás y para nosotros mismos. No perdemos el optimismo a pesar de los signos preocupantes a la vista.

Llega 2008 a un mundo lleno de problemas. Los diversos conflictos mundiales se manifiestan en múltiples formas en todos los países, con efectos más negativos en las naciones de escaso desarrollo. Realmente nos encontramos inmersos en una situación de crisis de dimensiones internacionales que países como el nuestro resienten gravemente.

Los síntomas revelan las grandes contradicciones dentro de las cuales se está configurando una nueva realidad mundial, diversa y compleja. El de hoy es un mundo redondo pero desigual.

Existe un enorme desequilibrio entre los pocos países altamente desarrollados y la mayoría de los pueblos que buscan mejorar sus condiciones de existencia. Hay una potencia hegemónica. Con gran vocación intervencionista.

Dentro de toda la conflictiva situación mundial uno de los problemas más graves de nuestra época es el de la amenaza armamentista y los choques bélicos que provocan destrucción y muerte, como sucede en Irak.

Esos problemas impulsan gigantescos gastos en armamentos, trastornan la economía internacional, distorsionan las relaciones comerciales y perturban negativamente la vida de los pueblos.

En la carrera armamentista se derrochan enormes sumas de dinero. El año pasado se gastaron en armamentos más de 3 mil millones de dólares.

Además, millones de científicos, de técnicos y de los hombres más valiosos están dedicados a las tareas militaristas. Son incalculables los recursos que se invierten para fabricar el arsenal que amenaza toda la vida terrestre. Son recursos para la muerte.

En México tenemos problemas muy graves. Las fuerzas políticas y sociales se polarizaron demasiado en las elecciones de 2006.Las luchas entre partidos y grupos son preocupantes. Lo peligroso es que esos conflictos se generalicen y se pierda la visión histórica del desarrollo nacional.

Lo preocupante es que el año 2008 pueda llegar a ser peor que el 2007. Este año nuevo tendrá muchos ingredientes políticos: Habrá elecciones para gobernadores y es la antesala de la lucha electoral para renovar legislaturas federales, en algunos casos locales, gobernadores y presidentes municipales.

Este 2008 será un año malo si a los mexicanos nos falta voluntad, compromiso y firmeza políticas. Es necesario crear y desarrollar nuevos y grandes acuerdos nacionales en materia energética, en asuntos fiscales y hacendarios, en los sectores laboral y agrario.

Hay que generar grandes consensos políticos y sociales como el que es necesario renovar a favor de la educación pública de calidad.

Este año 2008 es de particular importancia para la vida de la nación. Consecuentemente a lo largo de sus doce meses hay que construir, día a día, un buen año para todos los mexicanos. Nos ha de ser propicio para superar divisiones.

Es de esperarse que en el mundo se reduzcan los peligros y que los mexicanos avancemos por los caminos de la superación y el progreso en un clima de paz, libertad, democracia y justicia.

Son muchas las expresiones para despedir al año que termina y recibir al nuevo que empieza. Usualmente se acostumbra que con las últimas doce campanadas del reloj, al llegar a su fin la cuenta del año viejo e iniciarse el nuevo calendario, se comen doce uvas y se recomienda que con cada una se piense en un deseo: paz, amor, salud, dinero, tranquilidad, progreso, bienestar, trabajo, armonía, unidad: Seguridad pública para todos los mexicanos ­Feliz Año Nuevo 2008! (Notimex) (El autor es periodista)

You must be logged in to post a comment Login