Primarias presidenciales en Estados Unidos

Por Salvador Flores Llamas

Mientras los republicanos juegan a ver quién es más inflexible con los migrantes, los demócratas se muestran cautos en el tema al acercarse el 3 de enero, día de la primera elección primaria en Iowa con que inicia la contienda presidencial de EU, que culminará el 4 de noviembre, fecha en que elegirán al sucesor de George W. Bush.

Este metió en brete a los candidatos republicanos -su partido- con la guerra de Irak y la crisis económica; ellos añadieron el tema migratorio -en que se ven xenófobos furibundos, en el país que se dice campeón de la inmigración- y lo impusieron como primordial en la campaña.

Si cuando se discutía la reforma migratoria en el Congreso los sondeos decían que 53% de estadounidenses la querían; el rechazo de los republicanos cambió el escenario: la olvidaron, tras apoyarla los demócratas, que hoy temen los acusen de oponerse a la justicia y seguridad de EU y ser satanizados por ello por sus rivales.

Al republicano John McCain le costó puntos haber ayudado al senador demócrata Ted Kennedy con un proyecto de esa reforma y, con Mike Huckaber, ex gobernador de Arkansas, se moderó ante su partido, que por seguridad nacional exige una frontera inviolable, por ser el punto principal de ingreso de los indocumentados.

Mitt Romney y Rudolph Giuliani -antes defensores de éstos- rivalizan hoy en atacarlos y Tom Tancredo lanzó en Iowa spots que dicen que la frontera México-EU es la mayor puerta de terroristas. Empero se retiró de la contienda por el poco apoyo que recibió.

Los demócratas bajaron su tono pro-migrantes para no ofrecer tanto blanco a los republicanos. Por eso dejaron solo al gobernador de Nueva York Elliot Spitzar con su idea de dar licencias de manejo a los indocumentados, y la retiró cuando el secretario de Seguridad Interior Michael Chertoff se opuso a ella.

Pero la creciente fuerza electoral de los hispanos puede hacer recapacitar a los candidatos, pues hay estados con muchos latinos -California, Nueva York, Arizona, Nuevo México, Illinois, Colorado y Florida- que pueden inclinar la balanza en definitiva.

Lo malo para Bush es que los republicanos desean verse lejos de él, pues saben muy bien que un apoyo sustancial del voto a los demócratas, les impediría reponerse de la pérdida en la elección legislativa de 2006 del control en ambas cámaras del Congreso.

La lucha por la Casa Blanca se adelantó mucho esta vez, y al parecer pronto saldrá el candidato de cada partido.

En enero hay 8 primarias (a Iowa le sigue New Hampshire) y 30 en febrero, incluidos California y Nueva York, estados con más votos electorales.

El supermartes 5 de febrero cuando habrá 20, los partidos podrían salir ya con sus abanderados, que se expondrían al desgaste por imprevistos, como enfermedad, desliz o un furibundo obús de los contrarios, que los descalificara. Empero, habría tiempo de sustituirlos para el 4 de noviembre.

Hoy los prospectos visitan Iowa y New Hampshire para tomar delantera en la justa. El demócrata Barack Obama y el republicano Giuliani iban adelante; los demás los siguen de cerca. En general los sondeos siguen inclinados hacia Hillary Clinton y Giuliani, y se vislumbra el renacer de la pugna que sostuvieron en 1999-2000 por una senaduría en Nueva York.

El entonces alcalde de NY no las traía todas consigo, tenía bajo rating ciudadano; pero la tragedia del 11 de septiembre lo hizo sacar al casta para esforzarse en atender la emergencia, y de ahí se disparó su popularidad.

La puja no prosperó porque Giuliani se retiró el 19 de mayo del 2000. Arguyó que le habían diagnosticado cáncer de próstata; pero aparte de eso anunció que dejaba a su esposa, pues le habían descubierto una aventura con una conductora de televisión, y vio que estaba en mucha desventaja respecto de la aún Primera Dama.

Economía, empleo, educación y seguridad social son temas de campaña, en un país que el triunfador recibirá con tremenda crisis de credibilidad y coraje por Irak, donde paga una enorme cuota de vidas y lisiados, aparte del gasto bélico que este año fue de 626 mil millones de dólares, 43% del gasto militar mundial y 7 veces mayor al de China, que le sigue en ese renglón.

También es el más endeudado: al terminar en octubre el año fiscal tuvo un déficit de 163 mil millones y una deuda pública de 92 millones de millones; por lo que cada habitante de EU (niños y adultos) debe 30,200 dólares.

Por fortuna EU, su democracia y políticos abren posibilidades para que el nuevo presidente otee vías para superar los problemas, y es difícil surja uno peor que Bush.

Hillary es buen prospecto para ello, por su experiencia y la de su esposo, que de oscuro gobernante de Arkansas, un estado chico, saltó a la Casa Blanca, tras derrotar a Bush padre, cuando quiso reelegirse con todo el poder presidencial.

Por los republicanos tomó auge a última hora Mike Hickaber, ex gobernador de Arkansas y zarandeó al puntero Giuliani, que para colmo se enfermó, fue a dar al hospital y descuidó sus cuarteles en Iowa y New Hampshire, y si perdiera los votos republicanos en los 2 estados podría despedirse de la candidatura, pues sicológicamente el triunfo ayudará al escogido a recibir más votos y recursos.

La moneda está en el aire. Es casi seguro que en enero surja quien libere a Estados Unidos de una pesadilla que lleva 7 años. (Notimex) (El autor es periodista)

You must be logged in to post a comment Login