Se reinicia juicio a Fujimori en Perú con caso de periodista secuestrado

LIMA (AFP) – La primera audiencia de 2008 del juicio por violación de derechos humanos contra el ex presidente Alberto Fujimori se realizará este viernes, teniendo como novedad el testimonio del periodista Gustavo Gorriti, detenido por militares durante el autogolpe de abril de 1992.

Gorriti, entonces corresponsal del diario español El País, ofrecerá su versión en la misma audiencia a la que se citó al empresario Samuel Dyer, quien fue víctima de los excesos de las fuerzas armadas tras ser detenido arbitrariamente por ayudar a huir en esa época al hoy presidente Alan García.

El caso de Gorriti y Dyer, conocido judicialmente como “secuestro”, junto con el de las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, forman parte del proceso unificado por derechos humanos contra Fujimori.

El periodista protagonizó una verdadera saga de aventuras luego que un comando encapuchado de las fuerzas armadas lo arrestó en su casa la noche del autogolpe del 5 de abril de 1992, cuando Fujimori disolvió el Congreso y asumió plenos poderes con apoyo militar hasta las elecciones de 1995.

Gorriti permaneció detenido e incomunicado dos días en la sede de los servicios de inteligencia del ejército y quedó en libertad por la presión del gobierno de España y de organizaciones internacionales de prensa.

La audiencia de este viernes pondrá fin, con otros dos testimonios, a la presentación de los sobrevientes de la matanzas de Barrios Altos, donde 15 personas murieron en noviembre de 1991 a manos de un comando de aniquilamiento del ejército, conocido como “Grupo Colina”, que irrumpió en una fiesta.

En la última audiencia del 2007, el sobreviviente Tomás Livias, que recibió 27 balazos, responsabilizó al ex presidente Alberto Fujimori del crimen múltiple, y dijo que como mandatario tenía que saber del hecho.

El testigo, que tenía 32 años al momento de la matanza, se encuentra parapléjico, y denunció que a raíz del suceso al cual sobrevivió ha sido permamentemente amenazado de muerte para que “no hable mal del ex presidente”.

También dijo que fue acusado de ser miembro de la agrupación maoísta Sendero Luminoso y que lo llamaban “mentiroso, calumniador” por señalar la responsabilidad de Fujimori.

El juicio a Fujimori busca establecer si ordenó o encubrió la acción del grupo Colina, mientras la defensa busca demostrar que no estaba al tanto de las acciones de ese grupo. De ser encontrado culpable podría ser condenado a 30 años de cárcel.

You must be logged in to post a comment Login