Abrupta renuncia de jefe de Gabinete chileno desnuda debilidad de Bachelet

SANTIAGO (AFP) – La abrupta renuncia del jefe del gabinete en Chile, el ministro del Interior Belisario Velasco, desnudó el difícil momento que atraviesa el gobierno de Michelle Bachelet, incapaz de ordenar al oficialismo, según analistas.

Velasco presentó la tarde del jueves sorpresivamente y fuera de todo protocolo su renuncia indeclinable al cargo, la que fue aceptada de forma inmediata por Bachelet.

Usualmente los ministros en Chile no abandonan el cargo por su propia cuenta, ni menos el del Interior, que es el jefe de gabinete. Ningún otro político había renunciado a esa cartera desde el retorno a la democracia en 1990.

Para analistas, la abrupta salida de Velasco reveló la debilidad de Bachelet y su incapacidad de tomar decisiones y ordenar al oficialismo, que enfrenta la amenaza de desmembrarse.

“Bachelet parece presa de una incompresible y preocupante inmovilidad. Su incapacidad de tomar decisiones llevó a Velasco a romper todos los protocolos y simplemente abandonar al barco del gobierno, que hace rato anda a la deriva”, opinó el analista Patricio Navia.

“El alejamiento de Velasco evidencia el desvanecimiento del gabinete y en cierta medida, el excesivamente tempranero inicio de un doloroso y lúgubre fin del gobierno de Bachelet”, agregó.

El politólogo Héctor Soto coincidió con Navia. “Bachelet ha tenido serios problemas tanto en la articulación como en el manejo de sus equipos de trabajo más próximos”, señaló.

La mandataria -quien está a dos meses de llegar a la mitad de sus cuatro años de mandato- reaccionó este viernes anunciando que pidió la renuncia a todos los intendentes (gobernadores) regionales, como un primer paso para ordenar su gobierno, lo que podría incluir cambios en su gabinete.

“Haré todos los cambios que se requieran y buscaré a las personas idóneas para liderar esta segunda etapa”, señaló la mandataria.

La renuncia de Velasco dejó acéfalo al ministerio más importante del gobierno. El subsecretario de la cartera, Felipe Harboe, tomó momentáneamente el cargo como suplente.

La salida de Velasco se suma a la renuncia que hace un mes presentó el vocero oficial, Ricardo Lagos Weber, hijo del ex mandatario del mismo nombre, que dejó el cargo de forma programada para iniciar una candidatura al Senado.

Dos veces antes además, Bachelet hizo cambios en su gabinete, el primero, en julio de 2006, a escasos cuatro meses de haber asumido el poder, cuando asumió el ahora renunciante ministro Velasco.

El segundo cambio fue en marzo pasado, cuando Bachelet removió a cuatro ministros en medio de la crisis generada por la fallida implementación de un plan de transporte en Santiago, que aún hoy le pasa la cuenta.

El plan ha desplomado su popularidad hasta un 40%, lejos del 75% que la apoyaba al iniciar su gobierno en marzo de 2006.

El conflicto en el gabinete encuentra además a Bachelet en medio de una crisis del oficialismo, tras la expulsión del senador Adolfo Zaldívar de la Democracia Cristiana (DC), uno de los cuatro partidos que compone la centroizquierdista Concertación, que ha gobernado Chile desde 1990.

La expulsión de Zaldívar -por unirse a la oposición para rechazar un proyecto para financiar al plan de transporte de Santiago- más la salida del senador Fernando Flores de las filas del oficialismo, hizo perder a Bachelet la mayoría que el gobierno tenía en el Parlamento por primera vez en 17 años.

You must be logged in to post a comment Login