Albert Camus es el máximo exponente del existencialismo.

México.- El novelista y dramaturgo francés Albert Camus, fallecido el 4 de enero de 1960 a tan sólo unos años de haber recibido el Premio Nobel de Literatura 1957, es considerado como el máximo representante del existencialismo.

Nacido el 7 de noviembre de 1913 en Mondovi, Argelia, pasó su niñez en uno de los barrios más pobres, luego de quedar huérfano de padre a los tres años.

Fue debido a una beca que recibieron los hijos de las víctimas de guerra, que pudo comenzar sus estudios y a tener sus primeros contactos con los libros. Más tarde, en medio de dificultades económicas, cursó la primaria y culminó el bachillerato.

Estudió filosofía y letras, aunque después fue rechazado como profesor a causa de su avanzada tuberculosis, por lo que formó una compañía de teatro de aficionados que representaba obras clásicas ante un auditorio integrado por trabajadores.

Fue después que se dedicó al periodismo como corresponsal del Alter Republican y a partir de 1945 se convirtió en uno de los escritores más importantes de la época.

A decir de los estudiosos de su obra, su pensamiento se halla bajo la influencia de Schopenhauer y de Nietzsche, así como del existencialismo alemán. Suele basarse en lo absurdo, el suicidio, la alienación y el desencanto.

En 1939 se presentó al ejército como voluntario, pero no le aceptaron por su delicada salud. En ese mismo año publicó "Bodas", un conjunto de artículos que incluían reflexiones inspiradas por sus lecturas y viajes.

Al año se instaló en París y fue corresponsal de París-Soir. Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) fue miembro activo de la Resistencia francesa dentro del grupo Combat, que publicó un periódico en la clandestinidad.

Tras la liberación de París se mantuvo en el diario como redactor en jefe. Antes de finalizar la contienda, publicó la novela "El extranjero" (1942), ambientada en Argelia.

"El mito de Sísifo" (1942) revela la influencia del existencialismo en su pensamiento, ya que el autor planteaba un conflicto entre el deseo humano y la realidad del mundo que no permite satisfacerlo.

En el tema de lo absurdo basó su obra; mientras que sus pensamientos como existencialista también se manifiestan en sus obras de teatro "El malentendido" (1942) y "Calígula (1944).

Camus ve el absurdo pero no lo acepta y su meditación llega a desarrollarse en dos planos: el de la dialéctica y el de la vitalidad sensible.

Con la novela "La peste" (1947) logró el Premio de la Crítica, aunque con esta novela Camus todavía se interesaba por el absurdo fundamental de la existencia y suponía un cierto cambio en su pensamiento.

Le surgió la idea de solidaridad y la capacidad de resistencia humana frente a la tragedia de vivir que se impone a la noción del absurdo, actitud que quedó plasmada en "Los Justos" (1949) y en el ensayo "El hombre rebelde" (1951).

Este último es sin duda su libro más polémico y complejo, a tal punto que provocó la ruptura con Jean Paul Sartre. En él se pregunta por qué los ideales se pervierten, por qué cuando vence la rebeldía se transforma en opresión, para Camus el hombre es un fin en sí mismo.

Sartre era el día y Camus la noche, por ello, dicen, surgió el articulista combativo de la resistencia, el dramaturgo afilado y el novelista espléndido que captó el sentir de posguerra en "El extranjero" y "La Peste&quo

You must be logged in to post a comment Login