Congreso opositor se reinstala en Ecuador tras ser cerrado por Constituyente

QUITO (AFP) – El Congreso de Ecuador, que controla la oposición y fue cerrado por una Asamblea Constituyente, anunció que se reinstalará el martes, mientras el Gobierno advirtió que evitará con la ley que los diputados sesionen y el oficialismo denunció planes desestabilizadores.

“El próximo martes nos reinstalaremos”, aseguró su presidente, Jorge Cevallos, tras una imprevista reunión de unos 60 de los 100 diputados en un hotel de Quito luego de un receso legislativo de un mes que permite la Carta Política.

Agregó que el Parlamento unicameral “no busca el caos ni la anarquía” y enfatizó que “todas las ciudades del país que aman la democracia van a dar las garantías necesarias para que este Congreso pueda trabajar”.

Empero, la Asamblea con plenos poderes instalada el 29 de noviembre asumió las atribuciones legislativas y declaró en receso a los congresistas “hasta cuando se realice la proclamación oficial de los resultados del referéndum aprobatorio” de la Constitución, que deberá ser redactada antes de agosto.

Entretanto, el ministro de Gobierno (Interior), Fernando Bustamante, manifestó: “Si nos es imposible encaminar las cosas por la vía de la paz, el Gobierno, el Estado tiene el derecho de usar las armas que la ley le permite para precautelar el orden”.

Enfatizó que en uso de sus plenos poderes la Constituyente -impulsada por el presidente izquierdista Rafael Correa, partidario de disolver al Legislativo opositor- “lo declaró en receso y seguirá en receso hasta que se cumplan los plazos del caso, cuando la Asamblea termine sus labores y se llame a referendo”.

“Luego tendremos que elegir un nuevo Congreso o ratificar al actual, según lo que el soberano -el pueblo, el elector- decida”, anotó Bustamante.

El ministro señaló que los edificios legislativos están bajo resguardo policial y que “se evitará que entre cualquier persona que no tiene nada que hacer ahí”.

“Aparece esta reunión de una serie de señores que eran diputados y que pretenden ahora revivir al Congreso”, estimó a su vez Alberto Acosta, el presidente de la Asamblea Constituyente, de mayoría oficialista con 80 de las 130 curules.

“Nosotros veríamos esto como algo aislado, sin mayor preocupación si no estuviera todo de una manera concatenada, como que aquí hay claros intereses para desestabilizar la democracia”, puntualizó.

Por su parte, los parlamentarios en receso criticaron que la Constituyente se haya atribuido las funciones legislativas.

“Que la Asamblea le diga al país si somos diputados o no, si hemos sido cesados, si el Congreso ha sido disuelto, pero se le tiene que decir la verdad”, dijo Ramsés Torres, del movimiento indígena Pachakutik -que respalda al Gobierno-, al término del encuentro en el hotel de Quito.

“No estamos peleando el regreso, estamos diciendo que tenga la valentía de decir que ha destituido el Congreso. En un acto de cobardía política la Asamblea en vez de destituirnos nos ha declarado en receso”, apuntó por su parte Carlos González, de la Izquierda Democrática (ID, socialdemócrata).

Para el opositor Gonzalo Pérez, el Parlamento “está cerrado y en el momento que se cierra un poder del Estado se vive en dictadura”.

You must be logged in to post a comment Login