El gobierno bloqueará reinstalación del cesado Congreso en Ecuador

QUITO (AFP) – El gobierno de Ecuador anunció el viernes que impedirá la reinstalación del Congreso que controlaba la oposición antes de que fuera disuelto por la Constituyente de mayoría oficialista, en una amenaza que parece caldear el ambiente político del país más inestable de la región.

La decisión de reinstalarse de los legisladores, cuyo receso indefinido fue ordenado por la Asamblea que redacta la nueva Constitución, llevó al Ejecutivo a anticipar que hará respetar la ley y denunció planes de sus detractores para deslegitimar el proceso constituyente.

“El próximo martes nos reinstalaremos”, sentenció el presidente del Legislativo, Jorge Cevallos, tras dirigir el jueves una reunión informal de 60 de los 100 congresistas al concluir un descanso legal de un mes.

Reiteró el viernes que el Parlamento “no trata de crear el caos y la anarquía ni irse contra ninguna norma establecida”.

Pero el gobierno, que impulsa la Constituyente, no tardó en salir al paso a los parlamentarios, que se reunirán el martes en el puerto de Guayaquil (suroeste), considerado bastión de la oposición.

“Si llegara a darse (…), está la necesidad de hacer imperar la ley y los mandatos de la Constituyente”, dijo el ministro de Gobierno (Interior), Fernando Bustamante.

Añadió que se irán dando tácticas para deslegitimar a la Asamblea, al gobierno y a los procesos legislativo y constitucional.

Entretanto, el presidente de la Asamblea, Alberto Acosta, hizo alusión a que “aparece esta reunión de una serie de señores que eran diputados y que pretenden ahora revivir al Congreso”.

“Nosotros veríamos esto como algo aislado, sin mayor preocupación, si no estuviera todo de una manera concatenada como que aquí hay claros intereses para desestabilizar la democracia”, puntualizó.

Acosta también mostró preocupación de que haya sectores de la producción que pretenden hacer creer a la ciudadanía que “vivimos en dictadura” y llaman a la “resistencia civil para no pagar tributos” después de que la Asamblea reformó la ley de impuestos, castigando con 0,50% la fuga de capitales.

La dirigente empresarial Joyce de Ginatta declaró por su parte que la Asamblea “está violando la Constitución y sería muy fácil presumir que estamos en una dictadura”.

El gobierno resaltó que cuando la Asamblea se instaló, el 29 de noviembre, asumió las atribuciones legislativas y declaró en receso a los diputados “hasta cuando se realice la proclamación oficial de los resultados del referéndum aprobatorio” de la Constitución, que deberá ser redactada antes de julio.

Cevallos expresó que la Asamblea debe aclarar la posición que ha asumido ante el Congreso, cuando varios parlamentarios sostienen que esa función ha sido “disuelta” de manera arbitraria como planteó el presidente Rafael Correa.

“Queremos ejercer nuestros derechos”, agregó el dirigente y manifestó que de acuerdo con la Carta Política que está vigente “existe un Congreso que debe legislar y fiscalizar”.

Empero, el ministro Bustamante señaló que los edificios legislativos están bajo resguardo policial y que “se evitará que entre cualquier persona que no tiene nada que hacer ahí”.

“Luego (del referendo) tendremos que elegir un nuevo Congreso o ratificar al actual, según lo que el soberano -el pueblo, el elector- decida”, anotó.

You must be logged in to post a comment Login