Venezuela ajusta su economía con el Bolívar Fuerte, en un momento delicado

CARACAS (AFP) – Venezuela ajusta su economía con el lanzamiento de una nueva moneda, el Bolívar Fuerte, que elimina tres ceros a su tradicional denominación, después que la inflación cerró el año en 22,5% y el presidente Hugo Chávez anunció una profunda reforma de su gabinete ministerial.

Con el primer día del año 2008, Venezuela inició un nuevo capítulo en la historia que comenzó hace más de un siglo, en 1878, cuando el entonces presidente Antonio Guzmán Blanco promulgó la ley que instituía el Bolívar como denominación oficial de la moneda en el país.

El Bolívar Fuerte retiró tres ceros del Bolívar, aunque ambas convivirán durante seis meses hasta que los antiguos billetes sean retirados de circulación.

Al presentar la llamada Reconversión Monetaria, el ministro venezolano de Finanzas, Rodrigo Cabezas, reemplazado esta semana por Rafael Isea, afirmó que “la idea es mejorar las transacciones financieras, bancarias, comerciales e incluso de comercio exterior, y a su vez prepararnos para el ingreso de nuestro país en el Mercosur”.

La adhesión plena de Venezuela al Mercosur está pendiente de la aprobación de los parlamentos de Brasil y Paraguay.

Con tres ceros menos, la nueva moneda facilita la vida cotidiana de los venezolanos, habituados a transacciones por centenas de miles o hasta millones de bolívares, y la expectativa del gobierno es que también tenga efectos positivos en los sistemas de pago y registros contables.

Los venezolanos recibieron con tranquilidad la nueva denominación, a pesar de las dudas sobre el uso de los nuevos billetes y monedas, pero sin embargo el momento en que el plan fue lanzado dio lugar a dudas sobre su eficiencia.

Venezuela cerró el año 2007 con una inflación de 22,5%, a pesar de la meta inflacionaria de 12% que había sido establecida por el gobierno, y la expectativa de analistas apunta a que esa tendencia afecte la nueva denominación en el corto plazo.

“Se lanza una moneda que se llama fuerte en un momento en que se está debilitando. Los problemas con el menudo y el vuelto se irán resolviendo, pero el de la inflación no”, dijo a la AFP el economista José Guerra, para quien el momento de introducción de la nueva moneda es inadecuado.

Para el economista Teodoro Petkoff, un dirigente histórico de la izquierda venezolana, los objetivos fundamentales de la reconversión son positivos, pero la existencia de un proceso inflacionario evidente puede afectar rápidamente a la nueva moneda.

“Desde el punto de visa de la necesidad en abstracto, (la reconversión) es necesaria, porque facilita las cuentas, pero desde el punto de vista de la oportunidad se está haciendo en un momento inoportuno, porque la inflación es muy alta”, dijo Petkoff a la AFP.

Planes semejantes lanzados en un ambiente de inflación en otros países tampoco dieron resultado. “En medio de un proceso inflacionario la reconversión corre el riesgo de resultar ‘agua y sal’, como pasó con plan Cruzado, en Brasil” y el plan Austral en Argentina, agregó Petkoff.

El lanzamiento del Bolívar Fuerte coincidió con una profunda reacomodación de piezas promovida por Chávez en su gabinete ministerial, con el recambio de 12 ministros y el vicepresidente de la república.

Se trata de la más amplia reforma del gabinete en Venezuela desde que el gobierno sufrió un duro revés electoral el pasado 2 de diciembre. El fracaso de la reforma constitucional fue la primera derrota electoral de Chávez desde que fue electo presidente por primera vez en 1998.

You must be logged in to post a comment Login