Caso Emmanuel debe resolver reclutamiento de niños

Por Edelmiro Franco
Notimex

Bogotá.- El caso del niño Emmanuel, que nació en cautiverio y era rehén de las rebeldes FARC, tiene que obligar a las partes del conflicto colombiano a resolver el grave problema de los niños en la guerra, advirtió el experto Alvaro Villarraga.

"Mas allá del caso particular del niño Emmanuel, lo que refleja este hecho es el grave problema del reclutamiento de niños por los actores del conflicto armado colombiano", indicó Villarraga en entrevista con Notimex.

El especialista en Derecho internacional humanitario explicó que sacar a los menores del conflicto armado es una exigencia que han formulado las diferentes organizaciones humanitarias colombianas e internacionales a los grupos irregulares de este país andino.

"Estas exigencias no están resueltas y ahora tenemos estos casos como el de Emmanuel, que son hechos muy graves y sistemáticos que comprometen a las partes", subrayó Villarraga, ex constituyente y académico en varias universidades de Colombia.

Según diversas organizaciones humanitarias, en Colombia hay al menos seis mil niños vinculados a los grupos guerrilleros y paramilitares que operan en el país.

De acuerdo con cifras de la Fundación de País Libre, el año pasado se registraron por lo menos 60 casos de secuestros de niños, lo que constituye otra violación a los derechos de los menores de edad.

Emmanuel es un niño que nació en 2004 en cautiverio producto de un romance entre la secuestrada ex candidata a la vicepresidencia de Colombia, Clara Rojas, y un rebelde que la custodiaba en el campamento.

El menor fue separado de su madre y entregado a una familia cercana a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en San José del Guaviare, en el sur-oriente del país, tras lo cual Emmanuel llegó al estatal Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

La institución lo ingresó a su programa de protección del menor bajo la identidad de Juan David Gómez y sólo la víspera se determinó que en realidad es Emmanuel gracias a exámenes de ADN y el reconocimiento de las FARC de que se trata del mismo niño.

Para Villarraga, el tema de Emmanuel "pone de presente un alto grado de arbitrariedad el haber mantenido como rehén a Clara y al niño, propiciando en tal ambiente los maltratos, desnutrición y la separación que debió ser forzada de la madre".

Emmanuel ingresó la noche del 15 de junio de 2005 al hospital San José del Guaviare con un cuadro de desnutrición, diarrea, fiebre, una fractura vieja en su brazo izquierdo y leishmaniasis, enfermedad causada por protozoos.

A juicio del integrante de la Asamblea Permanente por la Paz, que agrupa a más de un centenar de Organizaciones No Gubernamentales (ONG), lo que vivió Emmanuel es "sin duda hechos violatorios del Derecho Internacional Humanitario".

"El abuso fue grande. Mantenerlo cautivo y no liberarlo con su madre, exponerlo a maltratos y abandonarlo irresponsablemente ante personas ajenas a su familia, fueron violaciones de sus derechos", precisó el experto.

Villarraga aseveró que la prioridad ahora es la liberación de Rojas y de la ex congresista Consuelo González, lo cual fue prometido por las FARC como un gesto humanitario unilateral y de desagravio con el presidente venezolano Hugo Chávez.

Llamó a las FARC a dar la ubicación del sitio de entrega de los rehenes y a Venezuela a mantener su apoyo a la misión humanitaria para garantizar exitosamente la liberación de los secuestrados por la guerrilla.

Al gobierno colomb

You must be logged in to post a comment Login