Emmanuel: Venezuela pide esclarecer hechos; ex mediadora lamenta fracaso

BOGOTA (AFP) – Luego de que las FARC reconocieran que no tenían al niño que habían prometido entregar, Colombia dijo que el caso prueba la forma en que los guerrilleros "engañan", Venezuela pidió esclarecer las circunstancias del asunto y la ex mediadora colombiana lamentó el fracaso de las gestiones que protagonizó.

El gobierno venezolano pidió este sábado en un comunicado "el total esclarecimiento de las circunstancias que rodearon a (el niño) Emmanuel en el transcurso de las últimas semanas".

En el documento, Caracas también hizo votos por la pronta liberación de otros dos rehénes que iban a ser liberados junto a Emmanuel: Clara Rojas (que quedó embarazada y tuvo a Emmanuel en cautiverio con un guerrillero), la ex congresista Consuelo González y todos los secuestrados en manos de las FARC.

Mientras, el ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que con el reconocimiento sobre la identidad de Emmanuel, "la comunidad internacional se da cuenta de la forma como las FARC engañan".

Por su parte, el comisionado de paz del gobierno, Luis Carlos Restrepo, calificó a las FARC de "ladrones y bufones", pues "reconocen su mentira, pero para ellos ahora el secuestrador es el gobierno".

Por su parte, la senadora y ex mediadora Piedad Córdoba lamentó el fracaso de la gestión que encaminó junto al presidente venezolano Hugo Chávez para conseguir la libertad de tres secuestrados por las FARC.

Córdoba, de visita en Puerto Rico, consideró que el inesperado hecho de conocerse que el niño Emmanuel no estaba en poder de las FARC no debe desalentar la búsqueda de la liberación de Rojas y González.

Las FARC reconocieron finalmente el viernes que el menor en cuestión es el mismo que el presidente Alvaro Uribe había señalado que se encontraba en Bogotá con otro nombre y al amparo de un orfanato estatal.

El pequeño Emmanuel, de tres años y medio, es hijo de Rojas, secuestrada por las FARC en febrero de 2002 junto a la candidata presidencial colombo-francesa Ingrid Betancourt, de quien era su asesora.

Horas antes del pronunciamiento de las FARC, las autoridades colombianas revelaron el resultado de una prueba de ADN practicada al menor y confrontada con material de su abuela y su tío, que evidenció una estrecha relación genética entre ellos.

Las FARC argumentaron en el comunicado que debieron sacar a Emmanuel de la jungla porque "no podía estar en medio de las operaciones bélicas del Plan Patriota (ofensiva del Ejército), de los bombardeos y los combates".

"Por eso este niño, de padre guerrillero, había sido ubicado en Bogotá bajo el cuidado de personas honradas mientras se firmaba el acuerdo humanitario", agregó el documento suscrito por el ‘secretariado’ (dirección) de las FARC.

A su vez, acusaron a Uribe de "secuestrar en Bogotá" a Emmanuel "con el infeliz propósito de sabotear su entrega", la de su madre y la de González a Chávez.

El 31 de diciembre, y luego de esperar infructuosamente a que el grupo guerrillero informara del lugar en donde se suponía entregarían a los rehenes, Uribe lanzó la sorpresiva hipótesis de que las FARC no tenían al niño.

Chávez por su parte, dijo en aquel entonces haber recibido un mensaje de los rebeldes señalándole que no habían podido cumplir con su compromiso debido a los fuertes operativos militares en la zona donde entregarían a los rehenes.

Chávez no sólo puso en duda la tesis de Uribe sino que lo acus&o

You must be logged in to post a comment Login