Antonini Wilson traicionó a todos

MIAMI (AFP) – El empresario estadounidense-venezolano Guido Antonini Wilson "tendió una trampa y traicionó" a los venezolanos detenidos en Miami por el caso de los fondos clandestinos enviados desde Caracas supuestamente para la última campaña presidencial argentina, dijo el padre de uno de los acusados.

El padre del abogado venezolano Moisés Maiónica asistió este lunes a la audiencia en una corte federal de Miami (Flrida, sur de EEUU) donde su hijo se declaró "inocente" de haber actuado como agente encubierto del gobierno de Hugo Chávez con el fin de encubrir el escándalo del envío de fondos.

Antonini Wilson "les tendió una trampa y traicionó a todos para salvarse él", dijo a la AFP Moisés Maiónica padre, al referirse a la manera en que el empresario obtuvo pruebas y las entregó al FBI.

Los acusados, algunos de ellos hombres de confianza y ex socios de Antonini Wilson en empresas petroleras venezolanas, se reunieron varias veces con él para hablar del escándalo, sin saber que el llamado "hombre del maletín" grababa las conversaciones y estaba colaborando con el FBI.

Antonini Wilson fue el encargado de llevar desde Caracas a Buenos Aires un maletín con 800.000 dólares que, según pruebas citadas por un fiscal federal estadounidense, tenían como destino la campaña electoral de la entonces candidata a presidenta argentina Cristina Kirchner.

El dinero le fue incautado por la autoridades aduaneras a su llegada a Buenos Aires, pero el empresario no fue detenido, ni interrogado, y regresó a Miami donde reside.

Por el caso fueron detenidos, además de Maiónica, los empresarios venezolanos Franklin Durán y Carlos Kauffmann –ex socios de Antonini en la petrolera venezolana Venoco–, y el uruguayo Rodolfo Wanseele Paciello, radicado en Miami.

Varias llamadas a Antonini desde Venezuela, entre ellas, una del jefe de los servicios de inteligencia venezolanos, el general Henry Rangel Silva –bajo el alias Arvelo´– fueron grabadas y agregadas a la causa.

El 18 de noviembre un tal "Arvelo" se comunica con Antonini para informarle que el abogado venezolano Moisés Maiónica le aconsejaría la estrategia para encubrir los hechos, según la acusación presentada por la fiscalía federal estadounidense.

El mismo documento indica que el 6 de noviembre a las 18H02 Moisés Maiónica habló por teléfono con Antonini y le informó que "el hombre que lo llamó más temprano" y "se identificó como ‘Arvelo’ era el director de la Disip", la dirección de inteligencia de Venezuela.

En otra grabación, Maiónica le dice a Antonini que fue enviado a intervenir jurídicamente en el caso por pedido del "número dos" del gobierno venezolano –se presume que es la oficina del vicepresidente– y por el jefe de la DISIP, la dirección de inteligencia que lidera Rangel.

Pero el padre de Maiónica niega que el gobierno de Chávez le hubiera encargado a su hijo –que tiene una casa en Miami– que se ocupara de encontrar la manera de tapar el escándalo.

"Mi hijo conoce gente en el gobierno, tiene vinculaciones, pero no trabaja para el gobierno de Venezuela, no fue enviado por el gobierno" dijo el padre de Maiónica.

"A Antonini lo conocía del ámbito de los negocios. Simplemente le ofreció sus servicios como abogado", agregó.

Según pruebas citadas en la causa por el fiscal federal estadounidense Thomas Mulvihill, Antonini fue amenazado y recibió una oferta de 2 millones de dólares para que ocultara el origen del din

You must be logged in to post a comment Login