Buscará Bush alentar diálogo palestino-israelí en visita a Levante

Por Rubén Medina
Notimex

Jerusalén.- Jerusalén, los refugiados, las fronteras, la colonización de Cisjordania y la seguridad, son algunos de los escollos que israelíes y palestinos deben superar en las negociaciones para alcanzar la paz.

Todos estos problemas forman parte de la agenda de trabajo en el proceso de negociación que Israel y la Autoridad Nacional Palestina (ANP) iniciaron en la conferencia de Annapolis el 27 de noviembre de 2007, y que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, quiere alentar con su visita a la región a partir del miércoles.

Bush se reunirá por separado con el primer ministro israelí Ehud Olmert, en Jerusalén, y en Ramala con el presidente de la ANP, Mahmud Abbas.

Se espera que Olmert y Abbas le expongan a Bush sus quejas sobre los incumplimientos de la otra parte desde que se sentaron a negociar tras siete años de estancamiento.

La más acuciante por parte de la ANP es que Israel sigue ampliando dos asentamientos de Cisjordania -Maalé Adumim y Har Homá- y, por parte de Israel, que policías palestinos siguen tomando parte en atentados contra blancos israelíes y que los ataques con cohetes desde Gaza continúan.

Con todo, en la cumbre de Annapolis ambas partes aceptaron la visión de Bush de tratar de alcanzar un acuerdo de paz antes de enero de 2009, cuando el presidente estadunidense abandonará la Casa Blanca.

Según todos los analistas, se trata de un periodo demasiado corto para resolver cuestiones tan espinosas de un conflicto que comenzó en esencia a finales del siglo XIX con la llegada de los primeros colonos judíos a la Palestina bajo dominio turco.

A partir de ese momento, dos pueblos, uno judío y otro árabe que mucho más adelante comenzaría a denominarse palestino, comenzaron rivalizar por la misma tierra, hasta que la guerra de 1948 sentó las bases del conflicto tal y como lo conocemos hoy.

En la práctica, la creación del Estado palestino estaba concebida en la resolución de Participación de Palestina de noviembre de 1947, la misma que dio vida al Estado de Israel.

Pero la negativa árabe a aceptar al Estado hebreo y la derrota de sus Ejércitos en la guerra de 1948 puso la primera gran piedra del conflicto de Oriente Medio.

Hasta 1967 fueron los países árabes los que se negaron tajantemente a resolverlo por la vía pacífica, pero la aplastante victoria en la Guerra de los Seis Días provocó en Israel un cambio de mentalidad, en cuyo centro estaba la aspiración de anexionar Cisjordania y Gaza.

No fue sino hasta el segundo Acuerdo de Oslo en 1994 cuando Israel comenzó a devolver a los palestinos territorios que había ocupado, y para la cumbre de Camp David de 2000 aceptó en mesa de negociaciones la creación de un Estado palestino.

Las fronteras de ese Estado se han convertido mientras tanto en una incógnita, pues en los más de 40 años transcurridos desde la Guerra de los Seis Días Israel colonizó Cisjordania, donde hoy viven más de 230 mil judíos.

En el actual proceso negociador Israel aspira a anexionarse una gran parte del grueso de los colonos que viven en tres bloques de asentamientos, en tanto que estaría dispuesto a ceder tierras de su propio territorio a cambio.

En principio, la ANP no se cierra a esta posibilidad, pero exige la totalidad de la suma de kilómetros cuadrados que Israel ocupó por la vía militar en 1967 y que el canje se efectúe en zonas donde le favorezcan.

Los asentamientos judíos que queden dentro de las fronteras acordadas para el Estado palestino serán evacuados por Israel, y en

You must be logged in to post a comment Login