Súbita postergación de audiencia en caso Fujimori causa malestar de Fiscalía

LIMA (AFP) – La décima audiencia del juicio al ex presidente peruano Alberto Fujimori por violación de los derechos humanos fue postergada este lunes hasta el viernes por una súbita enfermedad de su defensor, César Nakazaki, una actitud calificada de “obstruccionista” por la defensa de los familiares de los agraviados.

Interrogado por el juez César San Martín sobre la ausencia de su defensor, el ex mandatario dijo que Nakazaki fue internado “de urgencia” en una clínica privada al verse afectado de vómitos y otros síntomas que obligaron a su internamiento en la madrugada del lunes, pero sin precisar su mal.

El magistrado, enterado de que Nakazaki no ofreció ninguna explicación al tribunal, dijo que el defensor tendrá que estar presente el viernes o el acusado tendrá que nombrar a un reemplazante. De no ser así, advirtió, el tribunal le designará un defensor de oficio.

El letrado Ronald Gamarra, uno de los defensores que representa a las víctimas de las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, denunció que se trata de una “maniobra obstruccionista” como parte de la estrategia fujimorista que busca dilatar el proceso.

“Eso conspira contra una adecuada continuidad del juicio, por ello pido que se le llame severamente la atención a la defensa del ex presidente”, dijo. Su punto de vista fue respaldado por el fiscal del proceso, José Peláez, quien ha pedido una condena a 30 años de cárcel para el procesado.

Gamarra argumentó que Fujimori tiene una defensa colegiada formada por otros dos abogados aparte de Nakazaki y que la ausencia de éste por enfermedad no impide que acudan los otros.

Luego en diálogo con la prensa, el defensor de los agraviados ironizó que parecía que los otros dos abogados también su hubieran enfermado súbitamente lo que frustraba el desarrollo de la audiencia.

El juez San Martín señaló que no compartía la opinión de Gamarra y consideró que el término “obstruccionista” resultaba muy duro.

La congresista Keiko Fujimori, hija mayor del ex mandatario, aseveró que era “absolutamente falso” que se trate de dilatar el proceso, subrayando que Nakazaki es el abogado principal y que los otros dos son sus asistentes.

“Esperamos que se reponga, de lo contrario estudiaríamos otra alternativa”, anotó.

Durante la frustrada sesión de este lunes estaba previsto que continuara la presentación de los testigos que en total son más de 80. Se prevé que el juicio pueda durar más de un año.

Fujimori, de 69 años, es procesado para determinar si es culpable o no de haber ordenado las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, en que murieron 25 personas, en 1991 y 1992.

En el proceso también está incluido el caso del secuestro del periodista Gustavo Gorriti y del acaudalado empresario Samuel Dyer, quien al no haberse presentado deberá ser llevado a la fuerza, según decidió el tribunal.

También el ex mandatario enfrenta cuatro casos de corrupción y ya fue condenado a seis años de cárcel en diciembre por un allanamiento ilegal a una residencia privada que ordenó en 2000 y en el que se utilizó un falso fiscal.

En la justicia peruana las penas no son acumulativas, de manera que un inculpado sólo paga con cárcel la condena más larga.

You must be logged in to post a comment Login