Urge el Papa a solucionar los grandes conflictos internacionales

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI urgió este lunes a la comunidad de naciones a solucionar los grandes conflictos internacionales, desde la crisis nuclear en Irán hasta la controversia entre israelíes y palestinos o la humanitaria en Darfur (Sudán).

Al recibir en audiencia a los miembros del cuerpo diplomático acreditado ante El Vaticano en el Palacio Apostólico el Papa pasó revista a los asuntos más preocupantes del contexto mundial y reafirmó la necesidad de impulsar una paz duradera.

Destacó que la comunidad internacional mantiene viva su preocupación por Medio Oriente aunque se mostró entusiasta por los resultados de la Conferencia de Annapolis (Estados Unidos), que estableció un acuerdo para la pacificación en Israel y los territorios palestinos.

"Hago un llamado a los israelíes y a los palestinos para que concentren sus esfuerzos en poner en práctica los compromisos asumidos en esta ocasión y no frenen el proceso felizmente iniciado", sostuvo.

"Invito además a la comunidad internacional –agregó- a sostener a estos dos pueblos con convicción y comprensión hacia los sufrimientos y los miedos de cada uno de ellos".

Recordó la situación que viven países como Líbano e Irak en donde "la violencia aflige a la población" y pidió a los responsables de la vida pública dejar de lado los intereses particulares para comprometerse en el camino del diálogo y de la reconciliación.

El obispo de Roma se mostró preocupado porque "los atentados terroristas, las amenazas y la violencia continúan" en territorio iraquí donde –ponderó- "es evidente que todavía quedan por resolver aspectos esenciales de ciertas cuestiones políticas".

Sobre la crisis nuclear iraní el Papa pidió resolver la cuestión a través de la diplomacia, negociando con buena fe, adoptando medidas para aumentar la transparencia y la confianza recíprocas; teniendo siempre en cuenta las necesidades de los pueblos y del bien común de la humanidad.

En el continente asiático clamó por soluciones adecuadas ante la violencia en países como Pakistán, Afganistán, Sri Lanka y Myanmar; deseó que todas las fuerzas políticas y sociales se comprometan en la construcción de una sociedad pacífica que respete los derechos de todos.

Benedicto XVI expresó su "profundo pesar" por una "esperanza casi derrotada por el siniestro cortejo de hambre y de muerte" que perdura en territorios africanos como Darfur (Sudán), Congo, Somalia, Kenia y Etiopía donde "la Iglesia no es indiferente a los gemidos de dolor".

Al repasar la situación en Europa se alegró por los progresos en la región de los Balcanes y expresó su augurio para que el estatuto definitivo de Kosovo tenga en cuenta las "legítimas reivindicaciones de las partes implicadas", garantice la seguridad y estabilidad.

Exhortó a la comunidad internacional a establecer un compromiso global por la seguridad, un esfuerzo conjunto de los Estados para impedir el acceso de los terroristas a las armas de destrucción masiva que refuerce el régimen de no proliferación nuclear y lo haga más eficaz.

"Celebro el acuerdo para el desmantelamiento del armamento nuclear en Corea del Norte, animo a la adopción de medidas apropiadas para la reducción de armas de tipo convencional y para afrontar el problema humanitario planteado por las bombas de racimo", solicitó.

"De este repaso general aparece clara la frágil seguridad y la es

You must be logged in to post a comment Login