Gobierno y regiones dialogan para conjurar crisis en la dividida Bolivia

LA PAZ (AFP) – El gobierno de Evo Morales y los nueve gobernadores -cinco de ellos férreos opositores- iniciaron este lunes en La Paz un diálogo para desactivar la crisis política derivada de la Constitución que quiere imponer el primero, y las autonomías que éstos pretenden impulsar en sus regiones.

"El diálogo comienza con el gran deseo de la población y personal que la reunión permita dar esperanzas al pueblo boliviano", afirmó Morales al comenzar la cita.

Con un tono más conciliador en relación a sus discursos de los pasados días, cuando había indicado que los estatutos autonómicos había que tirarlos "al tacho de la basura", Morales abogó por alcanzar un pacto nacional.

Por su parte, el prefecto de la rica región de Santa Cruz, Rubén Costas, cabeza visible de la oposición en Bolivia, propuso un pacto nacional para construir un país sin odios, imitando a Sudáfrica.

"Tiene que haber un desarme espiritual, repetir lo que hizo (el líder Nelson) Mandela en Sudáfrica, pues se necesita el perdón, para construir un país sin odios", afirmó el líder del departamento de Santa Cruz, que junto a sus homólogos y organizaciones civiles de otras cuatro provincias son la más fuerte oposición al gobierno de La Paz.

Se encuentran en el palacio presidencial los prefectos opositores Rubén Costas (Santa Cruz), Mario Cossio (Tarija), Ernesto Suárez (Beni), Leopoldo Fernández (Pando) y Manfred Reyes (Cochabamba), los oficialistas Mario Virreira (Potosí) y Alberto Aguilar (Oruro) y el interino Ariel Iriarte (Chuquisaca), que suple al titular, que escapó a Perú por la violencia política en su región.

Las cinco regiones rebeldes rechazan la nueva Constitución de corte indígena y estatista que impulsa el presidente Morales, quien a su vez cuestiona los planes de los departamentos para conformar gobiernos territoriales autónomos.

Además de la nueva Constitución y las autonomías, el presidente y los prefectos difieren sobre una ley del gobierno que reduce los presupuestos de las regiones para financiar el pago de una bonificación anual para los ancianos.

Horas antes del encuentro, el ministro de Gobierno, Alfredo Rada, anticipó que Morales iba a dar "un conjunto de propuestas para que pueda construirse a partir de esos planteamientos un acuerdo nacional, pero tiene que ser un acuerdo nacional que profundice el cambio y defienda la unidad nacional".

El diálogo gobierno-prefectos fue convocado en un intento de concertar una salida a la confrontación que se ha radicalizado las últimas semanas y que amenaza con desbordar en actos violentos.

En el intercambio de opiniones, el mandatario y los gobernadores han acordado que la agenda de discusión se centrará, principalmente, en tres temas: las autonomías de las regiones, los recursos financieros públicos que se reducen a los departamentos y la nueva Constitución.

El prefecto de La Paz y ligado al partido de derecha Podemos, José Luis Paredes, instó el domingo junto a una docena de organizaciones cívicas y defensoras de derechos humanos a escuchar la voz del pueblo, "que está pidiendo la paz".

En su criterio, "si hay voluntad política se pueden lograr resultados positivos".

Según informes entregados a la AFP en el Palacio Quemado (presidencial), es probable que el poder Ejecutivo y las prefecturas conformen comisiones de trabajo para discutir los temas de la agenda nacional.

A mediados de diciembre el oficialismo aprobó sin debate y sin la oposición un proyecto

You must be logged in to post a comment Login