Palestinos reciben a Bush con esperanza de aliviar crisis interna

Por Rubén Medina
Notimex

Jerusalén.- Los palestinos esperan esta semana la visita del presidente estadunidense George W. Bush con la esperanza de aliviar su profunda crisis interna y de concretar la creación de un Estado independiente de Israel en Gaza y Cisjordania.

Bush iniciará el próximo jueves su primera visita a Medio Oriente desde que asumió el poder en 2001 con el objetivo de dar continuidad a los acuerdos de la reciente Cumbre de Annapolis, que buscan poner fin al largo conflicto entre palestinos e israelíes.

Sin embargo, el panorama del lado palestino es poco alentador debido a la grave crisis económica y política, aunada a la violencia que se registra constantemente entre grupos rivales y a las incursiones militares ordenadas por Israel contra presuntos terroristas.

Desde el inicio de la Intifada de Al-Aksa en septiembre de 2000, caracterizada por acciones de resistencia y violencia contra la ocupación militar por parte de Israel, los palestinos de Cisjordania y Gaza han visto empeorar año tras año sus condiciones de vida.

"Hace cuatro años Israel nos puso un muro en nuestras narices y convirtió a Cisjordania en una gran cárcel igual que en Gaza", dijo Salah Hadid, empresario de la ciudad cisjordana de Naplusa, alguna vez corazón económico de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

"Desde entonces -denunció- nosotros no podemos salir ni lo pueden hacer nuestros productos. Vivimos en un auténtico desastre económico y humano".

La medida, tomada en 2003 por el entonces primer ministro israelí Ariel Sharon para separarse de los palestinos y evitar la entrada de extremistas suicidas a Israel, trajo un rápido deterioro económico, pérdida de ingresos, puestos de trabajo y capacidad de desarrollo.

Cuatro años después, los palestinos de Cisjordania sólo pueden moverse entre sus propias ciudades y por carreteras controladas por el Ejército israelí, quedando incomunicados de la franja de Gaza, el otro territorio palestino al que sólo se llega cruzando Israel.

Los únicos que pueden salir con cierta libertad y con los permisos necesarios son los enfermos que necesitan tratamiento médico que no es capaz de dar la ANP, así como un selecto grupo de empresarios y personalidades a los que Israel concede una tarjeta especial.

También lo hacen varios miles de trabajadores palestinos que trabajan en el mercado israelí, una cifra muy lejana a los más de 100 mil que lo hacían antes de 2000 y que con sus sueldos contribuían a la alicaída economía de la ANP.

La flexibilidad de Israel en el tema de los permisos ha crecido en los dos últimos años, desde que el moderado Mahmoud Abbas ocupa la presidencia palestina y declaró el fin de un alzamiento que en el terreno no acaba por extinguirse. Desde luego no en Gaza.

Sólo el año pasado 11 israelíes y más de 200 palestinos perdieron la vida en el conflicto, la mayoría de estos últimos en la franja de Gaza, donde el grupo extremista Hamas (Movimiento de Resistencia Islámica) tiene absoluto control de la situación.

Gobernada en exclusiva por Hamas desde junio de 2007, cuando los islámicos se rebelaron contra la autoridad de Abbas, la franja de Gaza se ha convertido en una plataforma de ataque contra Israel.

Un informe publicado al final de año por el Servicio de Seguridad Israelí señala que más de dos mil 600 cohetes y morteros fueron disparados contra el territorio israelí durante 2007 desde Gaza, con lo cual lo cual Israel justifica sus constantes incursiones militares.

Desde que Israel retiró de la franja d

You must be logged in to post a comment Login