Lección aprendida

Contra todo pronóstico y mostrando reflejos humanos Hillary Clinton se llevó la victoria en las primarias demócratas de New Hampshire logrando, frenar en seco, el creciente “fenómeno Obama,” que hasta horas antes de la votación, según encuestas y medios de comunicación, crecía como la espuma.
La imagen cálida, emocionada y hasta llorosa que mostró Hillary la noche anterior ante un grupo de mujeres la ayudó definitivamente a “deshelar” su rostro y conectar con el corazón de muchos votantes.
Hillary Clinton, quien había liderando las encuestas nacionales por mucho tiempo, fue sacudida y golpeada en el pequeño estado de Iowa por un fracaso inesperado ante un Barack Obama que parecía incontenible. En esa oportunidad quiso sellar su imagen de experiencia, concepto básico de su candidatura, presentándose racional, agresiva, dura y rodeada de viejos rostros como la ex secretaria de Estado Madeleine Albrigth y su sempiterno Bill.
Hillary puso “las barbas en remojo”y aprendió la lección rápidamente. Ante su éxito en New Hampshire que incluso sorprendió a sus propios seguidores, se presentó rodeada de jóvenes, repletos de energía y de mujeres sencillas, que a la hora de una campaña electoral de largo aliento, son quienes suman y no restan.
Los desafíos de Hillary aún son muchos. Barack Obama sigue siendo su gran rival. El senador por Illinois, hijo de keniano y afroamericana, luce, joven, fresco y ya ganó. Se ha colocado en un expectante lugar en el complejo espectro político de los Estados Unidos. Muchos dicen que Obama “une” y Hillary “desune” lo que hace la tarea de la Senadora por Nueva York más difícil.
Lo cierto es que con esta victoria, Hillary ha revivido y reactivado su campaña electoral ante un “torbellino” que parecía que no iba a detenerse. Es el momento de ser genuina, honesta con sus sentimientos y emociones. Es un momento, como ella ha dicho de “seguir escuchando su propia voz” la que según confesión de parte, encontró en New Hampshire.
En el lado republicano, la gran victoria fue para el veterano de guerra, Senador John McCain. Sus seguidores gritaban con entusiasmo, “Mc is back”, aludiendo a su frustrada nominación en el 2000 cuando su contendor era el actual Presidente George Bush.
Este respetado político, de tendencia moderada y considerado “héroe de guerra” es el único entre los precandidatos Republicanos que defiende la aprobación de una reforma de inmigración integral, lo que, como es de suponer, le ha costado que muchos de su partido dejen de votar por él. Pese a ello en New Hampshire obtuvo el 37% frente a quien se consideraba entre los favoritos, Mitt Romney ex gobernador por Massachussets que alcanzo un 32%. McCain tiene por delante pruebas de fuego en Carolina del Sur y en la Florida, donde el ex alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani ha concentrado sus esfuerzos.
Una fecha clave para todos los candidatos es el próximo 5 de febrero en el que 22 estados elegirán simultáneamente a sus candidatos de partido lo que dejará en la contienda sólo a los delanteros. Así que paciencia y buen ánimo para los participantes y los espectadores que el baile “se pone bueno”.

You must be logged in to post a comment Login