México: complicado inicio de año para el presidente Felipe Calderón

MÉXICO (AFP) – Las subidas de precios de productos básicos, la polémica por la liberalización total del capítulo agrario del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y la violencia del narcotráfico están dándole un complicado inicio de año al gobierno del presidente mexicano, Felipe Calderón.

Tras concluir 2007 con cierto éxito después de haber sido cuestionado su triunfo por la izquierda mexicana, Calderón se ha encontrado en los primeros días de éste con un panorama poco alentador.

Aunque México cerró 2007 con una aceptable inflación del 3,76% y el gobierno asegura que no hay riesgos de aumentos de precios para 2008, esta semana varios periódicos, incluidos algunos afines al Ejecutivo, coincidieron en la escalada de precios durante la segunda semana de enero de algunos alimentos básicos, la tortilla de maíz, el pollo, el limón, el tomate y el chile.

Estas subidas coinciden con los escenarios alarmistas augurados por la oposición de izquierda a raíz de la aprobación el año pasado de una reforma fiscal que entra en vigor en 2008 y que sanciona una subida del impuesto a la gasolina y el establecimiento de una tasa mínima para las empresas.

Además, varias entidades bancarias, como Banamex y el propio Banco de México (central), han alertado sobre las presiones inflacionarias que actuarán a lo largo de todo el año.

Otro frente que le plantea dolores de cabeza al gobierno de Calderón es la apertura total del capítulo agropecuario del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá a partir del pasado 1 de enero, que ha supuesto un aluvión de críticas por parte de la oposición y del sector agrario.

El campo mexicano, que desde la entrada en vigor del TLCAN en 1994 ha visto emigrar a miles de agricultores a Estados Unidos, ha anunciado movilizaciones para renegociar el tratado al considerar esta medida como el golpe de gracia para productos como el maíz, el frijol, la leche y la caña de azúcar.

Mientras, el tema amenaza con unir a los dos principales partidos de la oposición, el de la Revolución Democrática (PRD, izquierda) y el Revolucionario Institucional (PRI, que hasta ahora había negociado con el oficialista Acción Nacional varias importantes reformas), para exigir al gobierno una renegociación del acuerdo comercial.

Calderón tardó siete días en salir a defender los beneficios para México del TLCAN en un mensaje de Año Nuevo transmitido el 7 de enero.

“En 2007 hubo importación de alguno de estos productos sin arancel y, sin embargo, se registró una cosecha record de maíz con los mejores precios para los productores mexicanos y también la segunda mayor cosecha de caña de azúcar”, dijo.

También el líder opositor Andrés Manuel López Obrador, el candidato de la izquierda que desconoció el triunfo electoral de Calderón en 2006 al considerarlo fraudulento, promete movilizaciones ante lo que considera un intento del gobierno de privatizar el sector petrolero.

Por si fuera poco, en el ámbito de la lucha contra el crimen organizado, que el presidente mexicano asumió como principal bandera desde su asunción, ha registrado un balance amargo en los primeros días del año.

El pasado lunes, el Ejército y la policía detuvieron a 10 presuntos narcotraficantes y abatieron a otros tres después de un intenso tiroteo en una ciudad fronteriza con Estados Unidos.

Cinco militares y cinco agentes resultaron heridos en la balacera y, un día después, otros dos policías federales fueron asesinados y tres heridos en lo que fue considerado por el gobierno como una venganza.

Según el diario El Universal, en los primeros ocho días del año han muerto 62 personas víctimas de la violencia generada por el narcotráfico, frente a los 48 del mismo lapso de 2007.

You must be logged in to post a comment Login