Iglesia Católica “está viva” en Cuba: cardenal Ortega

La Habana.- La Iglesia Católica en Cuba está "viva junto a su pueblo", afirmó el cardenal Jaime Ortega al recordar el décimo aniversario de la histórica visita del extinto papa Juan Pablo Segundo, en enero de 1998.

En entrevista publicada por la revista católica digital "Espacio Laical", el prelado manifestó que los fieles católicos no pueden adoptar una actitud de espectadores, sino una "participativa" y abogó porque el Estado cubano comprenda esa posición.

"El Estado debe comprender esta realidad. Creo que estos son los caminos por los que debemos transitar", dijo el también arzobispo de La Habana, de 71 años de edad, en una de sus raras entrevistas a un medio de comunicación.

"Fue algo único, no solo para mí: la visita del Papa marcó la vida de la Iglesia en Cuba y nuestra historia como nación", señaló al reconocer la colaboración entre las autoridades eclesiásticas y el gobierno del presidente Fidel Castro para concretar el viaje.

Tras un largo periodo de preparación, Juan Pablo II llegó a Cuba, donde celebró masivas misas en las ciudades de Santa Clara, Camaguey, Santiago de Cuba y en la Plaza de la Revolución de La Habana, a la cual asistió Castro junto con otras 500 mil personas.

El secretario de Estado de El Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone, es esperado en Cuba el 17 de febrero próximo para conmemorar ese hecho e inaugurar un monumento a Karol Woytila en la localidad de Santa Clara, a unos 270 kilómetros al este de La Habana.

Bertone espera entrevistarse durante sus cinco días de estancia en Cuba con el presidente interino Raúl Castro, quien sustituye a su hermano Fidel desde el 26 de julio de 2006 para recuperarse de una serie de dolencias gastrointestinales.

Ortega recordó que el Papa llegó como mensajero de la "verdad y la esperanza" y legó para la posteridad la frase "que Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba".

El purpurado dijo que después de la visita han tendido "unos puentes de diálogo muy interesantes" con el mundo cultural de la isla pues la Iglesia católica influyó en la educación en muchos hombres y mujeres que contribuyeron ampliamente a la cultura nacional.

Ortega abogó porque "haya siempre en nosotros amor a la Patria a pesar de las diferencias ideológicas y de los problemas que esta realidad pudo haber suscitado, algunos de ellos dolorosos en la historia reciente de algunos católicos".

"La Iglesia católica no sólo puede aportar, sino que ha ido aportando desde siglos pasados, realmente por haber estado muy bien insertada en la sociedad cubana a lo largo de toda nuestra historia", insistió.

Sobre el controvertido tema de la reconciliación nacional, dijo que en algunos medios, dentro y fuera de Cuba, se piensa siempre en "la posibilidad de reconciliar ideologías o modos de pensar, lo cual es casi imposible cuando se han afianzado ciertos modos de pensar".

"Ahora, las personas sí se pueden reconciliar. El cubano, tal y como yo lo veo en Cuba hoy, es un humano bien dotado para la reconciliación", dijo y agregó que muchas veces se produjo "una quiebra de lazos familiares" pero opinó que "estas realidades con el tiempo se han ido superando".

Ortega, a quien el exilio duro de Miami critica por su presunta posición "blanda" ante el gobierno cubano, dijo que la visita de Juan Pablo II "fue algo único".

"La Iglesia se dio a conocer a nuestra sociedad y se dio a conocer al mundo entero: la Iglesia católic

You must be logged in to post a comment Login