Visita de Bush a Ramala causa polémica entre palestinos

Por Rubén Medina
Notimex

Ramala.- La visita a Ramala del presidente Estados Unidos, George W. Bush, ha generado sentimientos encontrados entre los palestinos, aquellos que ven en él la llave a sus aspiraciones nacionales y quienes le acusan de respaldar sólo a Israel.

Ramala, a veinte kilómetros de Jerusalén, amaneció este jueves bajo una densa niebla y desierta por las extremas medidas de seguridad adoptadas para garantizar la seguridad de Bush, en especial en los barrios alrededor de la Mukata, sede de la autoridad palestina.

"Hace días, oficiales de seguridad recorrieron las casas cercanas a la Mukata, interrogaron a vecinos, escribieron nuestros nombres y pidieron que en ningún momento nos paráramos junto a la ventana o en las terrazas", dijo a Notimex, Nader Haboush, residente del área.

Explicó que esas instrucciones eran para evitar que fueran confundidos con un francotirador y les disparara alguno de los más de cuatro mil policías que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) desplegó en la ciudad o de los cientos de agentes estadunidenses.

"Es impresionante ver cómo la ciudad fue tomada por los policías palestinos y los hombres de seguridad que acompañan al presidente Bush", manifestó a este medio Alice Maclein, una periodista inglesa que llegó a Ramala para informar sobre la visita.

Particular seguridad se estableció en la Mukata, que este jueves era una auténtica fortaleza.

Allí, a sólo un centenar de metros del mausoleo del mítico líder palestino, Yasser Arafat, llegó el mandatario estadunidense para entrevistarse con su colega Mahmoud Abbas, a quien prometió que "en un año", antes de dejar la Casa Blanca, "habrá un Estado palestino".

Bush no hizo más compromisos en la rueda de prensa posterior, ni al condenar los asentamientos judíos ilegales, ni los controles militares israelíes. Sólo se limitó a reiterar su intención de resolver el conflicto en el "plazo de un año".

Promesa que si bien Abbas calificó como "histórica", no satisfizo ni movió un pelo a la población local, en lo más mínimo.

"Sobre la necesidad de crear un estado palestino también mi abuela, que no sabe ni leer ni escribir, habla todo el tiempo", comentó un camarero que trabaja en la Plaza Al-Manar, donde se congregaron reporteros y manifestantes que no pudieron acercarse a la Mukata.

Mientras Bush y Abbas se dirigían a los periodistas, en el centro de Ramala se concentraron decenas de manifestantes con pancartas en las que se leían frases en inglés como: "La ocupación es una estupidez" ó "Bush, ¿cruzaste el puesto de control?".

"Muchos de los palestinos no esperamos cambios a partir de esta visita. Parece que Bush y sus hombres están más interesados en las fotografías, la alfombra roja y en sobrevolar con sus aviones sobre nuestras cabezas", dijo a Notimex, Nadia Aljawzari, una manifestante.

Aljawzari "no cree que Bush vaya a presionar a Israel para que desmantele los asentamientos y evitar que los soldados israelíes dejen de entrar a nuestras tierras", tampoco que con esta visita "se vaya a acabar la ocupación".

Esta palestina no andaba muy lejos de la realidad porque el propio presidente aseguró en Ramala que no es su intención, ni su papel, "presionar a las partes".

Alrededor de la céntrica plaza también se reunieron grupos de espectadores y transeúntes que no apartaban su mirada de los miles de policías palestinos y

You must be logged in to post a comment Login