Bush regresará a Israel y tierras palestinas en mayo

Por Rubén Medina
Notimex

Tel Aviv.- El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, terminó su visita a Israel y los territorios palestinos con la promesa de regresar en mayo próximo para seguir de cerca las negociaciones de paz, aunque "sin presionar" a alguna de las partes.

"Me llevo un mensaje de esperanza sobre las posibilidades del proceso de paz", declaró Bush antes continuar su gira por países de Medio Oriente y luego de tres días de reuniones con los gobernantes de Israel y de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Ante el primer ministro israelí Ehud Olmert y el presidente Shimon Peres, Bush recalcó que 2008 será "el año de la paz" y prometió regresar a la región en mayo para la conmemoración del 60 aniversario de la fundación de Israel.

Bush dedicó su última jornada en Israel a una visita protocolaria al Museo del Holocausto de Jerusalén, donde rindió honores a los judíos que murieron entre 1939 y 1941, y también fue a Galilea, donde según la tradición se ubican lugares cruciales en la vida de Jesucristo.

En la ceremonia de despedida en Tel Aviv, la capital israelí, el mandatario estadunidense reiteró su disposición para continuar su papel mediador en el conflicto palestino-israelí, iniciado con la Cumbre de Annapolis en noviembre pasado.

"Tengo la confianza de que con la ayuda apropiada, el Estado palestino será una realidad antes de que salga" de la Casa Blanca en enero de 2009, declaró el jueves ante el presidente de la ANP, Mahmoud Abbas.

La presencia de Bush en Israel y los territorios palestinos se tradujo estos tres días en un dolor de cabeza para la población, por los cierres de calles y el despliegue de más de 15 mil policías, además de 300 agentes especiales de la CIA.

La visita no estuvo exenta las protestas habituales y en Israel se manifestaron nacionalistas judíos contrarios a las negociaciones con la ANP, mientras en Cisjordania y Gaza lo hicieron islamistas que se rechazan la existencia del Estado judío y condenan a Estados Unidos.

"Una visita de unas cuantas horas no nos va a quitar sus derechos históricos a la tierra de Palestina", dijo el gobernante en Gaza, Ismail Haniye, del grupo Hamas que rompió con Abbas el año pasado tras acusarle de someterse a intereses de Israel y Estados Unidos.

Gracias a la seguridad que le rodeó, Bush no vio ni uno ni otro foco de oposición, aunque en intervenciones públicas habló contra aquellos que representan "el mal", y a los que hay que combatir no sólo aquí sino "en todo el mundo".

Tratando de balancear posiciones, Bush habló por primera vez de "ocupación" al referirse a la presencia israelí en Cisjordania desde 1967, y reconoció que "entiende perfectamente la frustración de los palestinos al tener que pasar por los controles militares israelíes".

No obstante, aclaró que su postura en ese sentido es la de que un "Estado tiene que tener el derecho a defenderse", porque "los israelíes quieren un poco de seguridad, no quieren un Estado a su lado que sea una plataforma de ataques".

Aseguró que, en cualquier caso, su objetivo final es que esas barreras sean eliminadas mediante la creación de un Estado palestino viable y con "continuidad territorial", alusión a que los asentamientos judíos tendrán que ser evacuados en algún momento.

En sus conversaciones pidió a Abbas cesar la violencia contra Israel para hacer posible la visión de "dos Estados para dos pueblos", mie

You must be logged in to post a comment Login