Empresario secuestrado en 1992 increpa a Fujimori en juicio de DDHH en Perú

LIMA (AFP) – El empresario peruano Samuel Dyer, secuestrado en 1992 por agentes de inteligencia, increpó este viernes al ex presidente Alberto Fujimori por su actitud "irresponsable" al haberlo acusado sin pruebas de narcotráfico y de vender armas a grupos armados, durante el juicio al ex mandatario por violación de derechos humanos.

En la décima audiencia del proceso contra el ex gobernante, el empresario también dijo que durante su secuestro en los sótanos del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE), vio en esas instalaciones a Fujimori a quien en una ocasión le pidió en voz alta que lo ayudara sin encontrar respuesta.

El empresario fue secuestrado el 27 de julio de 1992 por agentes de la inteligencia militar y llevado a los calabozos del SIE en el cuartel general del Ejército, de donde escapó diez días después, luego de lo cual se autoexilió en Estados Unidos durante dos años y medio.

Su detención fue ordenada por Vladimiro Montesinos, ex brazo derecho de Fujimori siguiendo órdenes del ex mandatario, dijo el empresario que se basó en declaraciones de oficiales de la policía antiterrorista.

"Presidente, estoy secuestrado, ayúdeme", fue la frase que pronunció cuando una tarde en que estaba escoltado por un oficial y dos soldados advirtió la presencia en el SIE de Fujimori, quien caminaba a una distancia de tres a cinco metros rodeado de una comitiva militar.

"Fue una sorpresa para mí, pensé que esa era mi salvación", añadió puntualizando que probablemente el ex mandatario lo escuchó. Sin embargo, prefirió no especular. Tras su pedido de socorro, los militares que lo rodeaban, visiblemente molestos, lo jalaron en sentido contrario al que iba la comitiva de Fujimori.

Durante su testimonio el empresario Dyer, casi al borde del llanto, se quejó de las acusaciones que le hizo Fujimori en entrevistas periodísticas.

"Me dolió mucho que un presidente fuera tan irresponsable y dijera cosas falsas sobre mí, y se lo digo aquí mirándole a la cara", dijo subrayando que desde Estados Unidos envió a Fujimori cartas notariales para que le escuchara, pero que no tuvo respuesta.

Acusó a Fujimori de no escuchar a nadie sobre todo cuando le decían que "tenía a un criminal a su lado de asesor, un traidor a la patria", en alusión a Montesinos, quien dirigió una red de corrupción y que llevó al descalabro al régimen fujimorista.

El empresario dijo que en 1992 ayudó al actual presidente Alan García, quien en ese año se encontraba en la clandestinidad porque era buscado por el régimen de Fujimori. Reveló que ayudó a la esposa de García, Pilar Nores, a que viera a su esposo oculto en algún lugar de Lima.

Interrogado sobre el caso de Dyer, Fujimori dijo que no ordenó su secuestro y que sólo tuvo información de que el empresario estaba involucrado en evasión de impuestos.

El fiscal José Peláez le interrogó sobre una declaración periodística en que Fujimori acusaba a Dyer de tráfico de armas a la guerrilla maoísta Sendero Luminoso, lavado de dinero y de haber pagado un millón de dólares para escapar, pero el ex jefe de Estado declaró: "me abstengo de responder".

En la audiencia de este viernes también dio su testimonio el ex diputado izquierdista César Barrera Bazán, quien denunció que tras el autogolpe del 5 de abril de 1992 fue secuestrado por oficiales de la Marina de Guerra que lo confinaron durante seis días en un buque de la Armada, donde encontró a otros

You must be logged in to post a comment Login