Uruguay, molesto por bloqueos fronterizos, reclama medidas a Argentina

MONTEVIDEO (AFP) – Uruguay, “molesto” por el agravamiento de los cortes fronterizos que realizan ciudadanos argentinos en protesta por una planta de celulosa sobre el limítrofe río Uruguay, reclama a Argentina medidas para evitar el bloqueo y mejorar la situación entre ambos países.

El canciller Reinaldo Gargano se manifestó este viernes “muy molesto” por la situación en la frontera con Argentina, país al que reclamó “adoptar las medidas que correspondan para mejorar la situación e impedir que el corte se materialice”.

Las declaraciones de Gargano, a radio Montecarlo, se produjeron horas antes que ciudadanos argentinos decidieran bloquear por tiempo indeterminado el puente binacional que una a la ciudad argentina de Colón con Paysandú (400 km al noroeste de Montevideo).

Pobladores de la ciudad argentina de Colón, 320 km al norte de Buenos Aires, iniciaron la noche del viernes un corte por tiempo indeterminado del puente internacional a Uruguay.

Ese corte se suma al prolongado bloqueo de casi 14 meses que realizan ciudadanos de Gualeguaychú en el puente que une a esa ciudad argentina con Fray Bentos, en protesta por la planta de celulosa que puso en marcha la finlandesa Botnia en esa ciudad ubicada 300 km al noroeste de Montevideo.

Los activistas de la Asamblea Ambientalista de Colón decidieron cambiar la modalidad de la protesta ya que hasta ahora los cortes de ruta eran programados e intermitentes en fines de semana largos o fechas clave para el paso de turistas.

Gargano evocó un comunicado que emitió su cartera, en el que “se expresa ese malestar” y exhortó “a que no se realice el corte, porque eso no contribuye para nada a que la situación cambie en un sentido beneficioso para ambas naciones”.

Además, el texto, emitido a última hora del jueves, señala que “Uruguay espera que las autoridades argentinas tomen las medidas necesarias para garantizar la libre circulación entre ambos países tal cual fue determinado por el Tribunal del Mercosur”, aludiendo a un fallo de setiembre de 2006 que consideró ilegales los cortes fronterizos.

“Este hecho no contribuye de ninguna manera a normalizar la situación de libre tránsito en los puentes que han estado bloqueados total o parcialmente desde hace más de un año y medio ocasionando gravísimos perjuicios” a Uruguay, al tiempo que “viola normas básicas del derecho internacional”, agregó.

En tanto, medios uruguayos informan que los asambleístas argentinos se aprontan para cortar el paso fronterizo entre la argentina Concordia y la uruguaya Salto (500 km al noroeste de Montevideo), el tercer y último puente abierto entre ambos países.

El dirigente de la Asamblea de Concordia, Lucho Román, dijo al diario El País que cortarán el paso a partir del domingo en la tarde, con “la intención de continuar hasta el 15” de enero, “pero eso dependerá de lo que pase con gendarmería”.

En efecto, en Concordia existe una orden judicial que obliga a la gendarmería a impedir los cortes de ruta a los ambientalistas argentinos.

La instalación de la pastera de Botnia sobre la margen oriental del río Uruguay generó un prolongado conflicto entre Argentina y Uruguay que se dirime en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

Gargano manifestó su esperanza de que “en los días que corren de alguna forma (el gobierno argentino) se exprese y actúe para que no se materialice la situación, porque eso contribuiría a desoír una recomendación de la Corte Internacional de Justicia de no agravar el diferendo”.

El gobierno uruguayo había cerrado el puente que une a Fray Bentos con Gualeguaychú el 9 de noviembre, por razones de seguridad, tras el inicio de las operaciones de Botnia y ante amenazas de los ambientalistas argentinos.

El paso fue reabierto el 23 de diciembre, con motivo de las fiestas tradicionales, y el 2 de enero, el gobierno anunció que el puente seguiría abierto del lado uruguayo.

Argentina envió una nota a la CIJ en protes

You must be logged in to post a comment Login