Rey momo flaco causa revuelta de gordos en carnaval brasileño de Salvador

BRASILIA (AFP) – La elección de un Rey Momo flaquísmo, tras una histórica tradición de monarcas de más de 120 kilos, ha provocado una revuelta de los gordos en el pujante carnaval de Salvador de Bahía, en el noreste de Brasil.

El nuevo Rey Momo de Salvador, cuyo carnaval atrae cada año más turistas y celebridades internacionales, mide 1,70 metros y pesa 58 kilos. Un peso pluma comparado con los monarcas de los últimos decenios obligados a pesar como mínimo 120 kilos.

Los gordos candidatos al cetro vetaron el lunes la investidura del nuevo monarca Clarindo Silva, un atlético empresario cultural de 65 años, y recurrieron ante la Fiscalía para que revierta el resultado.

"Esa elección es una discriminación contra los obesos", denunció a la AFP Edicles Calmon, presidente de la Asociación de Gordos y Obesos de Salvador que competía al cetro símbolo de los excesos del carnaval.

Calmon se hizo una cirugía de reducción de estómago hace cuatro meses, para dar ejemplo de combate a la obesidad, pero había hecho un esfuerzo para mantener los 120 kilos históricamente requeridos. "Han politizado al Rey Momo, quieren convertir el máximo cargo del carnaval en una basura", criticó.

El presidente de la Federación de Clubes Carnavalescos de Bahía, responsable de la elección, Jairo da Mata, explicó a la AFP la nueva normativa: al rey Momo ya no se le exige peso y performance, sino currículum y notoriedad pública.

"Ha sido un cambio radical y ha generado mucha polémica, pero eso es bueno. El Rey Momo había perdido su glamour y ahora lo está recuperando", afirmó.

El carnaval de Salvador lleva a sus turísticas y coloniales calles los más pujantes ritmos musicales del momento, con destaque para su música electrónica "axé", en interminables desfiles de bandas rodantes que recorren la ciudad durante todas la jornadas.

Salvador le sigue los pasos al más conocido carnaval del mundo, el de Rio de Janeiro, que hizo su revolución de los flacos en 2004, cuando el alcalde Cesar Maia, en consonancia con las campañas de salud pública, derrumbó la norma que obligaba al Rey Momo a pesar más de 130 kilos.

Entonces con 227 kilos, Alex de Oliveira, diez veces rey momo de Rio, perdió su corona. Pero dos años después volvió a la realeza del carnaval, tras un intensivo programa de adelgazamiento que lo dejó en 87 kilos.

You must be logged in to post a comment Login