Ultimo adiós al maestro Andrés Henestrosa.

México.- En medio de música de banda de viento, décimas, porras de familiares y amigos cercanos y cohetones, a la usanza de su tierra natal, tradiciones a los que fue fiel toda su vida, el polígrafo oaxaqueño Andrés Henestrosa recibió el sábado el último adiós en el Panteón Francés de La Piedad, en esta ciudad.

En punto de las 12:22 horas, el féretro con los restos mortales de uno de los más destacados poetas, narradores y ensayista del país llegó a la puerta del campo santo, donde fue recibido con música a cargo de la banda Fórmula 7, que para iniciar interpretó la pieza "Fandango".

Anuque se trata de una pieza utilizada normalmente para fiestas, en esta ocasión fue interpretada en la ceremonia porque así lo pidió para su despedida final el maestro zapoteca, nacido en 1906 en Ixhuatán, Oaxaca, y muerto el jueves 10 de enero a los 101 años de edad por una complicación de la neumonía que padecía.

Fuertes aplausos de familiares y amigos, que ya lo esperaban en el cementerio, recibieron a Henestrosa (1906-2008), quienes también gritaron porras y palabras de aliento en zapoteco. En la ceremonia fúnebre la hija del autor, Cibeles, expresó algunas palabras.

"Tal vez no sea yo la persona más indicada de decir el adiós a mi padre; él no está físicamente, pero como dijo el padre durante la misa (de esta mañana en la funeraria): se fue el capullo donde estaba, pero él y su espíritu están aquí", dijo. Antes, había pedido un minuto de silencio en honor a su padre.

También agradeció a todas las personas que asistieron desde el pasado jueves la funeraria, así como ayer al Palacio de Bellas Artes, donde se rindió un homenaje de cuerpo presente al creador, al igual que aquellos que llegaron desde lejos, para acompañar a su padre.

"Papá, como tu dijiste cuando enterramos a mi madre y mi esposo (Arnulfo Webster): vas a devolverle algo a la tierra, pero nos dejas un gran vacío en el corazón, pero también nos dejas enseñanzas y alegrías, así como una forma de vivir, una cultura; te queremos, y te llevas contigo parte de nuestro corazón", aseguró.

Pidió al recuerdo de su madre, Alfa Ríos, y el de su esposo, Arnulfo Webster, quienes se adelantaron al más allá y cuyos restos se encuentran en la misma cripta en la que enterraron al maestro Henestrosa, "que te ayuden, porque nuestras costumbres zapotecas van a seguir. Papá te queremos y amamos y que Dios te bendiga".

Posteriormente se volvió a escuchar la música de la banda de viento y se escucharon en algunos amigos del escritor palabras en zapoteco. También, a algunos decimeros que dedicaron sus versos a Andrés Henestrosa, y a cuyo final se escuchó una fuerte ovación.

Temas como "La Martiniana", escrita por el propio Andrés Henestrosa, se escuchó durante el entierro, tema en la que el público presente acompañó a la banda.

A las 12:40 horas el féretro con el cuerpo del autor de "Los hombres que dispersó la danza" y "Retrato de mi madre", entre otras obras, empezó a descender a su último sitio, al momento en que se escuchaba el tema "La última palabra" y luego continuó la ceremonia religiosa.

Enseguida algunas personas y familiares arrojaron flores al ataúd, mostrando el cariño y amor que le tenían a este destacado narrador y ensayista que dejó un gran legado a la cultura de México e impulsó las culturas indígenas.
<

You must be logged in to post a comment Login