El hombre que la princesa Diana llamaba “mi roca” declara en tribunal

LONDRES (AFP) – El mayordomo Paul Burrell, a quien Diana de Gales llamaba “mi roca”, declaró el lunes en el Alto Tribunal de Londres que no creía que Dodi Al Fayed fuera el gran amor en la vida de la princesa, y desechó versiones de que la pareja fuera asesinada.

En una audiencia en la corte que investiga las circunstancias de la muerte de la pareja, que murió en un túnel de París en agosto de 1997, el que fuera el más estrecho colaborador de Diana durante diez años declaró que ella amaba aún al cirujano paquistaní Hasnat Khan, y que no pensaba comprometerse con Dodi.

Vestido con un elegante traje oscuro, camisa celeste y corbata verde pálida, Burrell, de 49 años, afirmó que el noviazgo entre Diana y Dodi “era sólo una relación que tenía 30 días”, que había empezado tras la decepción que sufrió la princesa luego de que Khan pusiera término a la relación, a mediados de 1997.

“La relación con Dodi era nueva, fresca, excitante. Pero la princesa acababa de salir de una relación larga con alguien a quien ella amaba mucho. Eso me consta”, dijo Burrell, agregando que Diana “contempló seriamente contraer matrimonio con Khan”, un médico musulmán que conoció en 1995.

La princesa “me preguntó si podía ayudarle a planear una boda privada (con Khan). Había planes en el Palacio de Kensington para que Hasmat tuviera sus propios aposentos”, contó Burrell.

“Tras el fin de esa relación, Diana conoció a alguien (Dodi) que era muy gentil, generoso y que la consentía mucho. La princesa lo disfrutaba”, agregó el ex mayordomo, que se convirtió en el confidente de la princesa tras su divorcio de Carlos de Inglaterra, y que sirvió a la princesa hasta su muerte.

Interrogado por el juez si tenía la impresión de que Dodi era el último gran amor en la vida de Diana, Burrell contestó con una negativa, al tiempo que expresó dudas de que la pareja se dispusiera a anunciar su compromiso, como asegura el multimillonario egipcio Mohamed Al Fayed, padre de Dodi.

Afirmó que Diana recibió un anillo de regalo de Dodi pocas semanas antes de su muerte, pero que no era de compromiso.

“No era un anillo de compromiso, era un anillo de amistad”, indicó el ex mayordomo, en su testimonio en el Alto Tribunal de Londres. Precisó que, por sugerencia suya, la princesa llevaba el anillo en la mano derecha, y no en la izquierda, para no dar lugar a interpretaciones equivocadas.

Descartó también que la pareja haya sido asesinada, como afirma el padre de Dodi, que estaba sentado en la pequeña sala 73 del edificio neogótico.

El padre de Dodi estima que se debió a una conspiración de las autoridades británicas para impedir una boda entre un musulmán y Diana, cuyo hijo con Carlos de Inglaterra, Guillermo, ocupa el segundo lugar en la línea de sucesión al trono de Inglaterra.

“Creo que eso es imposible”, dijo Burrell, el testigo más importante desde que se abrió el 2 de octubre de 2007 la investigación judicial sobre la muerte de la princesa y su novio, con el fin de esclarecer sus causas.

La indagación no constituye un juicio, ya que no hay acusados ni habrá condena.

Según las conclusiones de la policía francesa y de Scotland Yard, se trató de un accidente de tráfico debido al exceso de velocidad a la que conducía bajo los efectos del alcohol el chófer Henri Paul, que también murió esa madrugada en París.

You must be logged in to post a comment Login