Oscar Pistorius se queda sin Juegos Olímpicos

PARIS (AFP) – La Federación Internacional de Atletismo (IAAF) decidió este lunes, huyendo de consideraciones emocionales, no permitir al sudafricano Oscar Pistorius la posibilidad de correr con atletas sin minusvalías, al considerar que sus prótesis le ofrecen “una ventaja mecánica”.

Este joven de 21 años alimentaba el sueño de participar en los Juegos de Pekín, pero no en los Paralímpicos, sino en los Olímpicos.

Según las conclusiones del informe del profesor alemán Gert-Peter Brüggemann, las prótesis en fibra de carbono utilizadas por el atleta de Pretoria, “deben ser consideradas como una ayuda técnica y en ese sentido están claramente en desacuerdo con la regla 144.2 de la IAAF”.

Esta regla prohíbe la “utilización de todo dispositivo técnico que incluya muelles, ruedas u otro elemento que confiera una ventaja a un atleta con respecto al que no lo utiliza”.

El mundo al revés de alguna manera: estando en principio en desventaja, el minusvalido se convierte en alguien que corre con ventaja. El caso tiene una carga sensible de emotividad, ya que al referirse a un minusválido ha dejado el marco deportivo para entrar en el social.

La IAAF se había dado tiempo para tomar la decisión debido a lo delicado del caso y han sido finalmente los 27 miembros del consejo, y no sólo el presidente Lamine Diack, lo que fueron invitados a pronunciarse.

La IAAF recibió el viernes una carta de Pistorius, que no deja ninguna duda sobre la voluntad del minusválido de contestar “por todos los medios” la decisión.

El servicio jurídico de la IAAF empleó los últimos días en prever las diferentes situaciones. Si Pistorius ganara el caso, su ejemplo sentaría jurisprudencia y la carrera por dotarse de medios técnicos se haría incontrolable.

Pero el atleta sudafricano quiere simplemente que se le reconozca el derecho a “correr con las prótesis, sin las que no podría andar”.

“¿Dónde está el problema?”, se pregunta Pistorius, al que se amputaron las dos piernas cuando tenía 11 meses, debido a una malformación ósea congénita. Reivindica el derecho moral a utilizar las prótesis, fabricadas en Islandia, y que tienen un costo de unos 12.000 euros.

“¿Prótesis de ricos?”, sonríe y afirma que su combate está al servicio de la comunidad de minusválidos.

“Blade Runner”, como le apodó la prensa, en referencia al film de Ridley Scott en el que aparecían seres artificialse, había sido autorizado a alinearse en la carrera B de 400 metros de la reunión de la Golden League de atletismo de Roma, el 13 de julio pasado. Y la prensa se hizo eco de su historia.

Su récord de 400 m (46.46) se sitúa a más de tres segundos de la mejor marca mundial de la distancia (43.18).

“Minusválido significa para mí que hay algo que yo no puedo hacer. Y no hay nada que yo no pueda hacer”, explica el atleta. Por otra parte, los minusválidos, conocedores de sus ventajas, no lo consideran en muchos casos como uno de los suyos. Pistorius podría también ver cerradas la puertas de los Juegos Paralímpicos.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login