Cinco muertos de fiebre amarilla en Brasil; OMS insta a turistas a vacunarse

SAO PAULO (AFP) – La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconsejó vacunarse contra la fiebre amarilla antes de viajar a regiones selváticas de Brasil, tras confirmarse seis casos de personas infectadas, cinco de las cuales murieron.

La secretaría de Salud del estado de Goias (centro-oeste) dijo que los exámenes realizados a un español y a una mujer fallecidos la semana pasada mostraron que estaban enfermos de fiebre amarilla.

Por su parte, el secretario de Salud del estado de Paraná (sur), Gilberto Marton, dijo que análisis de laboratorio probaron que la muerte de un hombre la semana pasada también fue causada por esa enfermedad.

Esos tres fallecimientos se sumaron a otros dos registrados en Goiás y en Brasilia. Una mujer también contrajo el mal pero está fuera de peligro.

Al menos otras 16 personas con síntomas de la enfermedad son observadas. Según las autoridades todos se contagiaron en áreas rurales o boscosas, y no estaban vacunados.

Desde el pasado viernes, la OMS recomienda que los turistas que se desplacen a zonas selváticas de Brasil vacunarse previamente, dijo una portavoz del ministerio de Salud este martes a la AFP. “Lo que hizo la OMS fue refrendar una sugerencia de Brasil ante la aparición de algunos casos”, añadió.

La aparición de esos casos provocó un generalizado temor entre los brasileños, que salieron en buen número en busca de vacunas pese a que el ministro de Salud, José Gomes Temporao, dijo que “no existe riesgo de epidemia”.

El alerta es para las áreas selváticas de Brasil, que cubren casi tres cuartas partes del territorio pero que están distantes de sitios turísticos de visita masiva como Rio de Janeiro (sudeste) y otras áreas costeras.

Los casos de contagio de la fiebre amarilla, transmitida por el mosquito Aedes aegypti, han estado hasta ahora limitados a territorios rurales. Desde 1942, Brasil no registra contagios en centros urbanos, según las autoridades.

El surgimiento de casos sospechosos provocó una corrida hacia puestos de vacunación, especialmente en el estado de Goiás y en la capital Brasilia.

Las zonas tradicionalmente consideradas de riesgo por las autoridades son el norte, centro-oeste y Minas Gerais (sureste). Asimismo, Brasil tiene zonas de riesgo potencial en las zonas oeste de Piauí (norte), Sao Paulo (sureste), Paraná y Santa Catarina (sur), así como en el sur de Bahia (nordeste) y en el sur de Espírito Santo (sureste).

El gobierno pidió al instituto Fiocruz, que fabrica la vacuna, duplicar la producción de este año para llegar a 30 millones de dosis, informó la propia entidad.

Brasil es el mayor exportador mundial de vacuna contra la fiebre amarilla, suministrada a unos 30 países, según Fiocruz.

El virólogo Herman Schatzmayr, de la Fundación Fiocruz, dijo que Brasil no está sufiendo ningún brote de fiebre amarilla. “Apenas se han confirmado tres casos”, dijo antes de confirmarse los tres nuevos fallecimientos. “Es casi cíclico que cada 10 o 12 años aumente el número de casos”, declaró a la AFP.

En los últimos 12 años el promedio de enfermos en Brasil fue de 15 a 40 anuales y todos los casos eran de personas que ingresaron a la selva o a reservas naturales sin estar vacunadas. Los únicos años excepcionales fueron 2000 y 2003, cuando hubo 85 y 64 casos respectivamente, según cifras oficiales.

You must be logged in to post a comment Login