Desgarrador y degradante testimonio de rehén de FARC

Bogotá.- Una de las cartas que envió el coronel Luis Mendieta, en poder de las rebeldes FARC desde hace nueve años, fue un testimonio "desgarrador, degradante e infame", afirmó el martes la esposa del oficial, María Teresa de Mendieta.

"Por las circunstancias en la selva (los rehenes) sufren de diarreas constantes, los tienen encadenados. A mi esposo una vez le tocó hacer sus necesidades en la olla donde come", contó en medio del llanto la esposa del oficial Mendieta a la cadena Caracol.

"Yo creo que ningún preso de las FARC en las cárceles ha podido soportar esta humillación, las condiciones (de los plagiados) son infrahumanas, no merecen ser degradados sólo por ser miembros de la Fuerza Pública", aseveró.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la mayor y más antigua guerrilla de Latinoamérica, mantienen en su poder a 44 secuestrados políticos para presionar su canje por unos 500 guerrilleros en prisión.

Entre los retenidos figura la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, quien también tiene la nacionalidad francesa, así como tres asesores militares estadunidenses.

El coronel Mendieta es el oficial de más alta graduación y permanece bajo control de las FARC desde hace nueve años y 15 días, cuando el grupo rebelde tomó la población de Mitu, en el departamento de Vaupés, en la zona suroriente de Colombia.

Las cartas del oficial y de otros secuestrados fueron entregadas este lunes por Consuelo González, la ex congresista que fue liberada por las FARC el pasado 10 de enero y quien regresó a Colombia después de permanecer cuatro días en Venezuela.

La rehén liberada, una vez que llegó a Bogotá, se reunió con los familiares de los compañeros de cautiverio y a cada uno le entregó paquetes con cartas y fotografías que en algunos casos fueron las primeras pruebas de vida conocidas después de mucho tiempo.

Los familiares recibieron en silencio las pruebas, pero esta mañana la señora de Mendieta decidió revelar una de las cartas de su esposo para que los colombianos y el mundo conocieran la realidad cruda de los secuestrados en poder de las FARC.

El coronel Mendieta, de acuerdo con el testimonio entregado por su esposa, contó detalles de cómo ha vivido los últimos tres años de cautiverio, en los cuales aseguró que su salud comenzó a deteriorarse.

Dijo que estuvo varias semanas sin poder caminar y ayudado con sus compañeros de cautiverio que le prestaban ayuda e incluso ropa para vestirse.

El capitán Enrique Murillo, también secuestrado, "me prestó una pantaloneta para la noche, (el capitán William) Donato me prestó un pantalón, Consuelo una camiseta y la señora Gloria (Polanco) un par de medias y así se inicio otra etapa en este peregrinaje", afirmó.

El relato contenido en la misiva dijo que "¿cuánto duró la enfermedad? no tengo claro las semanas, pero lo más aproximado son cinco semanas sin poder caminar. Los viajes en la hamaca fueron penosos, por el cruce de ríos, terrenos difíciles, pantanos".

La señora Mendieta leyó de forma pausada el testimonio del coronel, quien indicó que "me tocaba arrastrarme por el barro para mis necesidades, sólo con la ayuda de mis brazos porque no podía levantarme".

Insistió que gracias a los rezos y oraciones de su familia salió adelante con la enfermedad y subrayó que "ustedes oraron mucho y por eso logre la recuperación".

Mendieta aseguró que

You must be logged in to post a comment Login