Esteroides en el béisbol ha sido persistente .

El Congreso estadounidense califico el martes como fenómeno "mortal" el escándalo sobre el uso de esteroides entre peloteros de Grandes Ligas, y demandó a sus dirigentes y jugadores adoptar reglas internas más enérgicas para confrontarlo.

Aunque líderes legislativos destacaron las acciones que la oficina del Comisionado, los dueños de los equipos y jugadores han tomado en años recientes después que el caso salió a la luz pública tres años antes, las críticas siguieron.

"El uso ilegal de esteroides y drogas para mejorar el rendimiento fue persistente por mas de una década. Las Ligas Mayores fueron lentas e inefectivas en responder al escándalo", dijo el congresista Henry Waxman.

El presidente del Comité de Reforma de la Cámara de Representantes criticó además la negativa de la mayoría de los jugadores para aceptar hablar con la Comisión encabezada por el ex Senador George Mitchell, a quien el Congreso comisionó una investigación independiente.

Waxman dijo que el reporte ofrece una amplia fotografía sobre el escándalo, "y si tuviera un epitafio sería: no nos dijo todo, pero suficiente", y lo que nos dicho es mortal".

El legislador dijo que si bien hay mucho por hacer al respecto, "la buena noticia es que el béisbol está ahora tomando el uso de esteroides seriamente y haciendo cambios fundamentales".

La mayoría de estos fueron consecuencia del reporte preparado por Mitchell, que entre otros aspectos incluye los nombres de 89 jugadores pasados y presentes, asociados con el uso de esteroides.

Para el congresista republicano Tom Davis el informe de 409 páginas puso al descubierto una cara oculta y oscura, sobre el béisbol profesional en Estados Unidos.

"El reporte presenta un sórdido escenario de traficantes de drogas que involucraron personal de los equipos, jugadores inyectándose unos a otros con sustancias ilegales en sus mismos vestidores y más de esfuerzos dirigidos a crear malestar que a decomisar", dijo.

En su turno Mitchell dijo que aunque mucha de la atención pública se ha centrado en los jugadores, "ellos no actuaron en el vacío".

"Todos los involucrados en el béisbol sobre las últimas dos décadas, comisionados, funcionarios de los clubes, la asociación de jugadores, los jugadores, comparten responsabilidad en alguna extensión por la era de los esteorides".

Mitchell agregó que aunque pudo haber quedado corto en exponer los alcances reales sobre este fenómeno, ahora correspondía a sus autoridades y jugadores "poner fin a la era de los esteroides y prevenir que vuelva a ocurrir en el futuro".

Entre sus recomendaciones, el reporte incluye la creación de un departamento de investigaciones dentro de la oficina de Grandes Ligas, establecer controles sobre el tráfico de paquetería en los clubes y actualizar un programa de exámenes antidopaje.

"Ahora es tiempo de que el comisionado, los clubes y jugadores decidan cómo van a proceder", dijo Michell, quien pese a todo se mostró optimista por las acciones asumidas al respecto en los últimos seis años.

Mitchell pareció ademas avivar la controversia en torno a Roger Clemens, pitcher de Yanquis de Nueva York, incluido entre los jugadores citados por el reporte, y quien ha negado haber utilizado esteroides alguna vez.

Sobre la credibilidad de Brian McNamee, el ex-entrenador de Clemens, quien dijo a la comisión haber inyectado al pelotero esteroides, Mitchell dijo que "esperemos que el testimonio que nos dio es verdadero".

– NO

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login