Cuando muera me enviarán a casa: jóvenes sentenciados a prisión perpetua sin libertad condicional en California

Sacramento – El Senado del estado de California debe aprobar este mes una ley para poner fin a la condena de menores de edad a prisión perpetua sin posibilidad de obtener el beneficio de libertad condicional, señaló Human Rights Watch en un informe sobre una práctica abolida en casi todo el mundo.

En el informe de 100 páginas titulado “Cuando muera me enviarán a casa: Jóvenes sentenciados a prisión perpetua sin libertad condicional en California”, Human Rights Watch describe que en muchos de los casos donde los delincuentes juveniles fueron procesados junto con un adulto, los jóvenes recibieron condenas más severas que sus copartícipes mayores. Hay 227 presos en el estado de California condenados como delincuentes juveniles a prisión perpetua sin derecho a libertad condicional.

“El hecho de condenar menores de edad a prisión perpetua sin libertad condicional significa que morirán en prisión sin la posibilidad de una segunda oportunidad en la vida”, señaló Elizabeth Calvin, defensora de los derechos de los niños de Human Rights Watch y autora del informe. “La población puede permanecer segura sin la necesidad de encerrar a los menores de por vida por crímenes que cometieron cuando aún eran demasiado jóvenes para votar, beber o incluso conducir”.

Para la elaboración del informe, Human Rights Watch entrevistó a 27 personas condenadas de por vida sin derecho a libertad condicional por crímenes cometidos en edades que van desde los 14 a los 17 años. El informe se basa en archivos del Departamento de Corrección y Rehabilitación de California y analiza datos obtenidos en una encuesta llevada a cabo por Human Rights Watch que abarcó a más de la mitad de la totalidad de los jóvenes que cumplen este tipo de condenas.

Pese a la creencia popular contraria, Human Rights Watch reveló que la prisión perpetua sin derecho a libertad condicional no está reservada para aquellos menores que cometen los peores crímenes o que muestran signos de ser criminales irredimibles. De hecho, el 45 por ciento de los jóvenes californianos condenados a prisión perpetua sin libertad condicional por haber participado en un homicidio no mataron a la víctima. Muchos fueron condenados por homicidio preterintencional, o por cooperar o asistir en el asesinato, pues custodiaban el área mientras se cometía el delito o bien participaban en otro acto delictivo al tiempo que tenía lugar el homicidio.

En aproximadamente el 70 por ciento de los casos reportados a Human Rights Watch en los que el joven no actuaba solo, al menos uno de sus cómplices era un adulto. La encuesta revela que en el 56 por ciento de estos casos el adulto recibió una sentencia menor que el joven.

Muchos de los jóvenes encuestados escribieron mensajes emotivos expresando su remordimiento y ofreciendo disculpas a las familias de sus víctimas.

A nivel nacional, en un estudio realizado por Human Rights Watch en 2005 se estimó que el 59 por ciento de los infractores juveniles que cumplían cadena perpetua sin derecho a libertad condicional en los Estados Unidos habían cometido por primera vez un delito, y ni siquiera existía en sus antecedentes algún registro de un caso delictivo en su contra.

Otros estados que están considerando reformas o han iniciado esfuerzos para eliminar la sentencia incluyen Florida, Illinois, Louisiana, Michigan y Washington.

El derecho internacional prohíbe la condena de infractores juveniles, y esta práctica se encuentra igualmente establecida en casi todos los demás países del mundo. Human Rights Watch estima que sólo siete pe

You must be logged in to post a comment Login