El ex mayordomo de Diana termina desacreditado, tras tres días de testimonio

LONDRES (AFP) – El ex mayordomo Paul Burrell, a quien Diana de Gales llamaba “mi roca”, acabó desacreditado tras tres días de testimonio en el Alto Tribunal de Londres, donde se retractó de afirmaciones que aparecen en sus dos libros sobre la princesa y fue acusado de “mentir”.

“No vine aquí para que mi carácter sea asesinado”, protestó Burrell en la corte donde se desarrolla la indagación judicial sobre la muerte de la princesa Diana y su novio Dodi al Fayed, que murieron el 31 de agosto de 1997 en un túnel de París.

El ex mayordomo, que trabajó para la princesa durante más de diez años, fue cuestionado duramente por Michael Mansfield, el abogado del padre de Dodi Al Fayed, y por Richard Keen, que representa a los padres del motorista Henri Paul, que trabajaba para Mohamed Al Fayed y que también murió en el accidente.

“Usted es más bien una roca muy porosa, dada la manera como filtró cartas, entrevistas y libros”, le lanzó Richard Keen, abogado de los padres del motorista del Mercedes en que viajaba Diana y Dodi, que se estrelló contra un pilar del túnel de Alma, en París.

“Nunca fue mi intención escribir libros”, respondió Burrell, quien se enriqueció y volvió famoso gracias a dos libros (“A Royal Duty” y “The Way We Were”) que escribió sobre los diez años en que fue confidente de la princesa de Gales.

“Este interrogatorio es atroz”, se quejó Burrell, quien vive ahora en Florida y que dijo que había viajado a Londres para “tratar de ayudar a esclarecer la muerte de la princesa”.

Los abogados habían leído muy bien los dos libros escritos por el ex mayordomo, y lo confrontaron en varias ocasiones a algunos pasajes, que Burrell parecía haber olvidado.

Mansfield, que buscó alimentar la tesis de su cliente de que Dodi y Diana planeaban anunciar su compromiso, acusó a Burrell de mentir cuando dijo en su primer libro, “A Royal Duty” que sólo había tenido una conversación con la princea sobre un anillo de Dodi, cuando en realidad había encontrado otro anillo en las prendas de Diana, tras su muerte.

“La palabra mentira es muy fuerte”, declaró Burrell, que dijo que “sólo quería proteger a Diana”, y que admitió en el tribunal que la Reina le dijo, en una entrevista que tuvo con ella en 1007, que estaba “muy preocupada” por la relación de su ex nuera con Dodi Al Fayed.

Burrell también fue interrogado acerca de por qué había enviado por correo ordinario “documentos importantes”, entre ellos notas de Diana, al extranjero, como dijo que había hecho por inquietudes de seguridad.

“(Diana y yo) no confiabamos en nadie en el Palacio de Kensington”, respondió Burrell, que admitió también que no había sido “decente” de su parte transcribir en sus libros párrafos de cartas enviadas a la princesa por el duque de Edimburgo sin su permiso.

Burrell debe de haber dado un respiro de alivio tras terminar este miércoles su comparecencia en el majestuoso tribunal londinense, adonde llegó el lunes como el testigo estrella, entre los más de 150 que han pasado hasta ahora, y donde terminó acusado de deslealtad hacia la princesa.

Burrell insistió, sin al parecer convencer a nadie, que se llevaría a la tumba algunos secretos de Diana.

“Eso, siempre que esté sujeto a derechos de autor”, le lanzó con escepticismo Keen.

You must be logged in to post a comment Login