Presidente colombiano, en pulso con Chávez, exige a FARC gesto de paz

BOGOTA (AFP) – El presidente colombiano Alvaro Uribe dijo estar listo a promover que la comunidad internacional deje de llamar terroristas a las FARC si los rebeldes avanzan hacia un proceso de paz, aunque sin aceptar un cambio de posición en el pulso diplomático que sostiene con Venezuela.

Uribe hizo el anuncio en Guatemala donde coincidió, de lejos, con su homólogo venezolano Hugo Chávez, que inició una cruzada diplomática para obtener reconocimiento político para las FARC, después de que los rebeldes le entregaron a las rehenes Clara Rojas y Consuelo González el jueves.

Los dos países parecen comprometidos en un pulso para conseguir respaldos internacionales a sus posiciones. Chávez pidió un día después en la asamblea legislativa a los gobiernos de América Latina, Europa y Estados Unidos que dejen de considerar terroristas a las guerrillas colombianas.

Uribe había guardado silencio sobre la propuesta, aunque la cancillería de Bogotá mantuvo una febril actividad el fin de semana y varios medios mencionaron que incluso se consideró la posibilidad de retirar al embajador en Caracas.

El lunes en Guatemala, Uribe explicó su posición a los presidentes de México, Felipe Calderón; de Ecuador, Rafael Correa; y Guatemala, Alvaro Colom; y a la enviada especial de Francia, Rama Yade. Por su parte Chávez hizo lo propio.

"En el momento que avance la paz, sería el primero que dejaría de llamarlos terroristas y el primero que le pediría al mundo, que como una contribución a la paz, dejara de llamarlas terroristas", aseguró tras una reunión con Yade.

Sin embargo, el mandatario elevó el tono este martes durante una visita a Costa Rica, señalando que las FARC sólo negociarán "cuando sientan que definitivamente en el mundo nadie las consiente, cuando sientan que perdieron en el mundo todos los aliados".

El consejero presidencial colombiano, José Obdulio Gaviria, explicó que el ofrecimiento de Uribe no supone un cambio de posición.

Subrayó que desde que llegó al poder en 2002, Uribe ha prometido facilidades para los grupos armados que se decidan a negociar, como ha ocurrido con los paramilitares de ultraderecha y la guerrilla guevarista del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

"No significa un cambio, el presidente ha sido muy claro y ha repetido muchas veces que tiene el pulso firme, pero también la mano tendida para quienes decidan dejar de lado el terrorismo", indicó Gaviria a la AFP.

Gaviria anotó, sin embargo, que para que ello ocurra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) deben dar pasos serios hacia una negociación de paz.

Las FARC han dicho que sólo hablarán con Uribe sobre la propuesta para canjear a un grupo de ahora 44 rehenes por unos 500 rebeldes presos, pero exigen primero la desmilitarización de 800 km2 en el sureste del país que incluye a dos poblados cercanos a Cali, segunda ciudad del país.

Gaviria dijo que el gobierno colombiano está convencido de que la comunidad internacional entenderá su posición, como ya ocurrió con Francia, Estados Unidos y representantes de la Unión Europea.

La cancillería francesa estimó este martes que un eventual retiro de las FARC de la lista de organizaciones terroristas no será un asunto pertinente hasta tanto ese grupo "no haya liberado a todos los rehenes", según dijo su portavoz, Pascale Andréani.

You must be logged in to post a comment Login