Papa niega deseos de “imponer autoritariamente” la fe a los demás

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI negó el miércoles que su intención fuera la de "imponer autoritariamente" su fe y religión a los demás durante la visita que tenía prevista a la Universidad La Sapienza.

"¿Qué cosa debe hacer o decir el Papa en la universidad? Seguramente no debe buscar imponer a los demás de modo autoritario la fe, que puede ser sólo donada en libertad", escribió el Papa en un mensaje dado a conocer por la sala de prensa del Vaticano.

El texto, de unas seis páginas, sería pronunciado por Benedicto XVI este jueves en el Aula Magna de la casa de estudios más grande de Europa (fundada en 1303) al finalizar el acto de apertura del año académico.

La participación del Papa en la universidad fue cancelada la víspera ante las protestas de un grupo de profesores y alumnos que calificaron de "indignante" la invitación a Joseph Ratzinger, a quien llamaron "oscurantista" y "enemigo de la universidad".

Aunque el líder católico debía sostener una ponencia sobre el tema de la pena de muerte, el discurso dado a conocer esta tarde fue más bien una relación histórico-filosófica sobre por qué es correcto que un obispo hable en un claustro universitario.

"¿Qué cosa puede y debe decir un Papa en una ocasión como esta? ¿Qué cosa puede o debe decir el Papa en el encuentro con la universidad de su ciudad?", cuestionó Benedicto XVI al inicio de su escrito.

Explicó que tales cuestiones llevan a otras interrogantes sobre la misión del papado y la misión de la universidad.

En el primero de los casos afirmó que el líder católico es, ante todo un obispo, el prelado de Roma y de la Iglesia universal.

"El obispo es el hombre que cuida la comunidad creyente, quien la conserva unida en el camino hacia Dios, pero esta comunidad vive en el mundo y sus condiciones influyen inevitablemente en el resto de la comunidad humana", indicó.

El Papa agregó que en el contexto moderno se ve "con mucha claridad cómo las condiciones de las religiones y la situación de la Iglesia -sus crisis y sus renovaciones- actúan sobre el conjunto de la humanidad".

Por estas razones, el Pontífice, al ser pastor de su comunidad, es una voz de la razón ética de la humanidad, dijo.

Existe en ocasiones la objeción, reconoció, de pensar que el Papa no habla con base en una "razón ética", sino que toma sus propios juicios de la fe y, por eso, no debería pretender que los mismos tengan validez para quienes no comparten su religión.

Ante esto se preguntó qué es la razón y cómo un argumento -cualquiera que éste sea- puede ser considerado como "razonablemente válido", y para responder citó el pensamiento de un filósofo agnóstico, John Rawls.

Según este filósofo, dijo, la experiencia es base del conocimiento y por ende la sabiduría de las grandes tradiciones religiosas "no se puede impunemente tirar en el cesto de la historia de las ideas".

"El Papa habla como representante de una comunidad que custodia en sí un tesoro de conocimiento y de experiencia ética que resultan importantes para la entera humanidad, en este sentido habla como representante de una razón ética", aseguró.

Más adelante, en su discurso Ratzinger hace un análisis sobre la naturaleza y el papel de la institución universitaria con referencias a destacados pensadores de la historia como Sócrates, Agustín d

You must be logged in to post a comment Login