Reescribir la historia de la NFL, propósito de los Patriotas.

Nueva York.- Los récords, dicen, fueron hechos para romperse, pero parece que el propósito de los Patriotas de Nueva Inglaterra es colonizar tierras inexploradas hasta el momento, y quieren reescribir la historia de la NFL como la dinastía más grande de todos los tiempos.

Esta nueva estirpe de campeones parece estar decidida a cambiar los anales de la historia y ya comenzaron con marcas que parecían imposibles de batir en su momento.

Después de vencer en el Juego Divisional a Jaguares de Jacksonville, los Patriotas se convirtieron en el único equipo en el palmarés de la NFL en arrancar la temporada con 17-0, y son los primeros en finalizar la temporada regular invicta desde que se implementó el calendario de 16 juegos.

Aquella marca de los Delfines de Miami de 1972 quedó atrás, ahora, después de convertirse en la "dinastía" de este nuevo siglo comparándose con los Empacadores de los años 60, los Acereros de los 70, los 49"s de la década de los 80 y los Vaqueros de los 90, parecen decididos a ser los mejores.

Las comparaciones siempre son difíciles de hacer, pero en el caso de los Patriotas no hay ninguna excusa ni pretexto para no aceptar su grandeza, están muy cerca de llegar a su cuarto Súper Tazón en los últimos siete años.

Comandados por un jugador fuera de serie, Tom Brady, comparado por muchos con el nivel de Joe Montana y Johnny Unitas, como los tres más grandes en la historia de la liga, Nueva Inglaterra inició una nueva era predestinada a ser algo increíble.

Pero no todo ha sido así para los "Pats", quienes nacieron en 1960 y se unieron a un grupo de valientes que decidió formar la antigua AFC, y tres años más tarde llegaron a su primera final, donde fueron vapuleados por los Cargadores de San Diego 51-10.

Después de ese inicio brillante en el que tenían por nombre Patriotas de Boston, los propietarios del equipo decidieron trasladar al conjunto a la ciudad de Foxboro, Massachussets, en 1971.

Esa década fue de triunfos esporádicos hasta que en 1985, de la mano del miembro del Salón de la Fama Raymond Berry, los Patriotas sorprendieron a todos y como equipo comodín llegaron al Súper Tazón XX, donde fueron vapuleados por los Osos de Chicago 46-10.

En 1993 los Patriotas mostraron una "nueva piel" al mundo, dejaron atrás el legendario uniforme con jersey rojo y casco blanco con el patriota en posición de tres puntos, para portar un diseño vanguardista que gustó de inmediato a sus admiradores.

Ese mismo año llegó un hombre que marcó el destino del equipo, Bill Parcells y con él la disciplina permitió que Nueva Inglaterra regresara a los primeros planos después de años de sinsabores hasta aparecer en el Súper Tazón XXXI donde cayeron ante los Empacadores de Green Bay 35-21.

Para el 2000, un hombre que conocía al equipo luego de haber sido parte del staff de coacheo de Parcells tomó las riendas de los Patriotas, Bill Bellichick, quien rápidamente los condujo al Súper Tazón XXXIV.

Ahí nació la historia de los nuevos Patriotas, que bajo el liderato del joven Tom Brady se enfrentaron a un "monstruo" mítico parecido al Aries, Carneros de San Luis.

Como lo hiciera Joe Namath, el joven derrotó al experimentado Kurt Warner y su poderosa ofensiva contra todo pronóstico y con una frialdad letal que sorprendió al mundo entero guió en una última serie a los Patriotas a la victoria.

Después repitió la dosis a las Panteras de Carolina y a las Aguilas de Filadelfia en los Súper Tazone

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login