Acuerdo político en Bolivia retrocede

LA PAZ (AFP) – El gobierno boliviano presentó un decreto que consolida un recorte de ingresos a las regiones en el momento mismo en que negocia con ellas su eliminación, con lo que se enturbió un diálogo entre el presidente Evo Morales y los prefectos que pretende sacar al país de una aguda crisis institucional.

El Ejecutivo sancionó el jueves una norma para retener el 30% de los ingresos de los departamentos para el pago de una renta a los ancianos -resistida por las regiones- sin esperar las conclusiones de una comisión conformada con los prefectos (gobernadores) para buscar fuentes alternativas de financiación.

La comisión debía entregar una nueva propuesta este viernes como una condición que habían puesto los prefectos para avanzar en la solución de la crisis política.

En ese ambiente de malestar una nueva reunión entre el presidente y los gobernadores, prevista para este viernes, fue postergada por el gobierno hasta el miércoles puesto que Morales "está concentrado en su informe anual de gestión", según explicó el viceministro de Descentralización, Fabián Yasik.

Ante la protesta de algunos prefectos que acusan al Gobierno de obstaculizar el diálogo con la aprobación del recorte sin respetar la negociación sobre el tema, Yasik dijo que "ese día espera la asistencia de las autoridades para superar las susceptibilidades que se han presentado".

El funcionario afirmó que la voluntad del presidente para resolver el conflicto no ha cambiado y que transmitió telefónicamente está posición a los prefectos opositores.

Los autoridades regionales habían pedido al gobierno que para pagar el bono de ancianos busque otras fuentes de financiación, puesto que el recorte les impedirá cumplir con sus planes de desarrollo regional.

Los prefectos de las provincias opositoras de Santa Cruz -cabeza visible de la oposición-, de Pando, Tarija, Beni y Cochabamba acusaron al gobierno de manejar un doble discurso y pusieron en duda su asistencia a la reunión del miércoles en La Paz.

"Queremos pensar que esto es una provocación de los ministros que quieren boicotear la cita, pero vamos a esperar la carta del Gobierno con la nueva propuesta para asumir una posición", dijo el portavoz de la prefectura de Cochabamba, Erik Fajardo, citado por el diario La Razón.

El presidente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz -fuerte aliado del prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas- fue más allá y calificó al decreto como "un certero golpe al diálogo".

"Si el diálogo fracasa será por culpa del gobierno", dijo por su parte el prefecto de la gasífera Tarija, Mario Cossío, indicando que con su decreto, el Gobierno "lejos de aportar a un acuerdo, está aportando al desencuentro".

"Tal vez el deseo del Gobierno es que este diálogo fracase. Lo que ha hecho es una torpeza", agregó.

"Pienso que ha sido distractivo todo lo que se ha estado haciendo. En definitiva, hay un doble discurso. Por un lado se aprueba y por otro se negocia", dijo por su parte José Luis Parada, secretario de Finanzas de Santa Cruz.

Por el gobierno, el vicepresidente Alvaro García indicó que "todo es revisable a partir de los acuerdos entre prefectos y Gobierno", según reseña La Razón.

En el diálogo entre Morales y los prefectos se decidió también conformar otra comisión para compatibilizar el texto de una nueva Constitución con los estatutos autonómicos que impulsan cuatro de los

You must be logged in to post a comment Login