Murió el legendario campeón mundial de ajedrez Bobby Fischer

REIKJAVIK (AFP) – El legendario campeón del mundo de ajedrez estadounidense Bobby Fischer, refugiado en Islandia para evitar ser encarcelado en su país de origen, falleció el jueves a los 64 años en Reikjavik, informó el viernes uno de sus amigos, Garder Sverrisson.

"Confirmo que murió ayer jueves en su domicilio a causa de una enfermedad", declaró Sverrisson a la AFP sin más precisiones sobre el motivo de la muerte.

También la prensa islandesa había anunciado la muerte del campeón del mundo que obtuvo la nacionalidad islandesa en 2005 tras una serie de avatares. Sobre él pesaba una orden de detención por haber roto un embargo internacional contra Yugoslavia jugando allí una partida de ajedrez en 1992.

"Sabíamos que estaba enfermo desde hace varios meses pero no sabíamos de qué", declaró a la AFP Gudmundur Hermannsson, un periodista del diario islandés Morgunbladid.

Según Morgunbladid, Fischer había sido hospitalizado el año pasado sin que se supiese el motivo.

Genio precoz del tablero, de personalidad excéntrica, Fischer es considerado por muchos especialistas como el mejor jugador de ajedrez de todos los tiempos.

Conocido por su fuerte carácter, el ajedrecista había sido para los estadounidenses un símbolo de la lucha contra el comunismo durante la Guerra Fría, ya que derrotó a los más grandes campeones soviéticos.

En 1972, en Reikjavik, este genio estadounidense de 29 años acabó con 24 años de hegemonía soviética al derrotar a Boris Spassky, el mejor representante de la escuela rusa en aquel entonces, durante un campeonato del mundo de antología.

Fischer, nacido el 9 de marzo de 1943 en Chicago, había decidido en 1959 dejar la escuela, que consideraba una pérdida de tiempo, para dedicarse al ajedrez.

En 1968 se retiró durante 18 meses para preparar su juego contra los soviéticos. Su regreso, a petición expresa del secretario de Estado Henry Kissinger, fue triunfal y la victoria contra Spassky representó la apoteosis de su carrera.

Sin embargo, en 1975, impugnó las reglas de la Federación Internacinal de Ajedrez, por lo que fue despojado de su título, que fue atribuido al soviético Anatoli Karpov.

Durante 20 años nada logró hacerlo volver, ni los millones de dólares ofrecidos por los organizadores de Las Vegas o Manila, ni una precaria situación personal que lo llevó a la ruina.

Imprevisible y taciturno, el campeón vivía recluido, huyendo de los periodistas a los que acusaba de poner "a la opinión pública en su contra".

En 1992, volvió a la escena ajedrecística para disputar en Montenegro una partida "de revancha" contra Spassky, del que se había hecho amigo.

Esta revancha "20 años más tarde" -por la que cobró 3,35 millones de dólares- se celebró en la ex Yugoslavia sin tener en cuenta un embargo económico de la ONU vigente en aquel momento.

Después de cobrar el premio de vencedor, Fischer fue acusado por la justicia estadounidense de haber realizado una transacción comercial ilegal y se lanzó una orden de detención en su contra.

Fue arrestado en julio de 2004 en el aeropuerto internacional de Tokio-Narita cuando intentaba salir de Japón con un pasaporte estadounidense anulado.

Para evitar la prisión, se refugió finalmente en Islandia donde vivía con toda discrección.

You must be logged in to post a comment Login