Chávez fustiga a Uribe por reunirse con zar antidrogas de EEUU en Bogotá

CARACAS (AFP) – El presidente Hugo Chávez fustigó duramente a su par colombiano, Álvaro Uribe, por recibir al zar antidrogas de Estados Unidos, John P. Walters, quien en Bogotá acusó al mandatario venezolano de ser un "facilitador del narcotráfico".

"Triste peón del imperio, así quedarás en la historia: ¡Triste peón del imperio! ¡No merece ser presidente de Colombia! ¡Cobarde! ¡Mentiroso! ¡Cizañero! ¡Maniobrero!", profirió el mandatario venezolano durante su programa dominical Aló Presidente.

"Uribe sirve para ser jefe de una mafia. Don Vito Corleone se queda corto ante hombres como Álvaro Uribe", añadió Chávez, quien también aseguró que su par de Colombia tiene "fuertes conexiones con el paramilitarismo, solo que los gringos (estadounidenses) lo protegen porque él es su peón".

Desde el municipio fronterizo de Machiques (estado del Zulia, noroeste), donde inauguró una planta procesadora de leche, el mandatario venezolano acusó a Uribe de "propiciar" los ataques de Estados Unidos en su contra al recibir en Bogotá al director de la oficina estadounidense de control antidrogas, John P. Walters.

"Esto es propiciado por el gobierno de Colombia, esto no es que los gringos vengan ahí. No, no… Es que los invitan (…) Indigno el gobierno de Colombia, indigno el presidente de Colombia", insistió en referencia al viaje del zar antidrogas para entrevistarse el sábado con el presidente colombiano en el marco de las negociaciones bilaterales para un Tratado de Libre Comercio.

Al término de la reunión, Walters manifestó la preocupación de Washington ante la laxa postura del gobierno venezolano contra el narcotráfico.

"En un punto donde la negligencia se convierte en complicidad es una política activa no intervenir y tomar cartas en este problema", dijo sobre el gobierno de Venezuela, que en 2005 expulsó del país a la agencia antidrogas estadounidense (DEA) acusándola de espionaje.

Chávez no ocultó su enojo: "Uno anda luchando por la paz (y) lo acusan de que uno es una amenaza".

"Vienen aquí a agredirme, lo acusan a uno de narcotraficante y eso lo están repitiendo por todo el mundo", prosiguió.

Caracas y Bogotá pasan por uno de los peores momentos diplomáticos después de que Chávez solicitara a la comunidad internacional quitar de sus listas de terroristas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por su entrega unilateral de dos políticas secuestradas hacía seis años, como un paso para negociar un canje de rehenes por guerrilleros presos.

El pedido tensó las relaciones con Bogotá, deterioradas desde que Uribe puso fin en noviembre a una mediación de Chávez para buscar ese intercambio de más de 40 rehenes por medio millar de rebeldes en prisión.

En ese escenario, que amenaza con una ruptura de las relaciones bilaterales, el mandatario venezolano insistió el domingo en la necesidad de reforzar la vigilancia de la frontera común de 2.200 km para combatir el contrabando.

"El pueblo tiene que ayudar a los militares y al Gobierno a eliminar el contrabando, porque se nos va mucha comida a Colombia, mucha gasolina", dijo.

Chávez manifestó el sábado que había dado "órdenes" de que si no basta la Guardia Nacional para cuidar la frontera, mandaría al Ejército y a la Reserva Militar.

You must be logged in to post a comment Login