Moda masculina: El traje para todos los gustos

PARIS (AFP) – El traje, pieza básica del vestuario masculino, acaparó las pasarelas parisinas de prêt-à-porter masculino para el próximo invierno, pero desmintiendo su reputación de prenda seria y aburrida y apostando por la informalidad y por el estilo desenfadado.

De Lanvin a Paul Smith, pasando por agnès b., los desfiles del domingo, último día de las presentaciones, como los de los días prececentes, las variaciones sobre el traje fueron numerosas, marcando un retorno a la elegancia asumida y un retroceso de la influencia del sportswear.

Este sigue teniendo empero una cierta presencia, en particular en la casa Lanvin. Como el año pasado, el diseñador Lucas Ossendrijver propuso pantalones ajustados en los tobillos, como de joggings. Pero los zapatos y las botas brillantes reemplazan las zapatillas deportivas. El traje puede ser gris, pero con un pantalón cortísimo que deja ver los zapatos, brillantes y coloridos.

En la colección de agnès b., el traje incorpora los colores (verde, violeta, borravino…), el pantalón es estrecho, y la camisa es reemplazada por un pulóver fino de cuello V o un polo. Por su parte, la corbata es sustituida por una pañoleta de algodón.

Para un estilo un poco gamberro, el estricto traje de rayas tennis se acompaña con zapatos blancos y negros, o se luce con un sobrero o una gorra puesta al revés, a la manera de los raperos.

El británico Paul Smith no vacila en proponer trajes de tres piezas de paño príncipe de Gales arrugados como si acabaran de salir de la lavadora.

Y cuando sus trajes se hacen más clásicos, obscuros y de un sólo tono, se adornan con una larga corbata de lunares, eventualmente puesta al revés.

Otros se acompañan con chalecos de motivos diferentes de los de la chaqueta y el pantalon.

Paul Smith, diseñador aficionado a las mezclas alegres, combina un pantalón escocés verde con un chaleco escocés rojo, y pone mano a mano los motivos príncipe de Gales, las rayas o el estampado piel de leopardo.

En otras colecciones, como U-NI-TY, marca del estilista franco-italiano Jean-Pierre Gassa, los códigos del traje son trastocados mediante los juegos de botones, el desplazamiento de los bolsillos en la espalda de la chaqueta o acompañando un pantalón príncipe de una chaqueta de aspecto gofrado.

Por su parte, la Casa Martin Margiela juega con los efectos visuales en chaquetas y pantalones de terciopelo que parecen de piel de serpiente, o que lucen estampados que evocan ladrillos y rejas.

La camiseta sin margas acompaña a un jean que parece realizado con alambre trenzado (en realidad trozos de caucho). Las rayas de los trajes de tres piezas son en realidad cintas aplicadas una a una en la tela. Las chaquetas y abrigos tienen hombros voluminosos, o detalles agrandados.

Lejos de ese universo, el estilista Ferruccio Pozzoni, que acaba de encargarse de las colecciones hombre de la casa Valentino, concibió una colección de refinada elegancia, en la que abundan los trajes impecables en tonalidades clásicas.

La coleccióm hombre de Valentino era diseñada hasta ahora por el estudio de creación de la firma bajo la supervisión del modista, que se despedirá de la moda la semana próxima presentando en París su último desfile de alta costura.

You must be logged in to post a comment Login