Oposición marchará por primera vez en Ecuador desafiando a presidente Correa

QUITO (AFP) – La oposición ecuatoriana marchará esta semana por primera vez contra el gobierno de Rafael Correa, que anticipándose a la protesta movilizó el sábado a miles de personas para advertir que su revolución socialista es irreversible aun cuando resta ser aprobada la nueva Constitución.

Las fuerzas contrarias al gobierno, debilitadas por dos fiascos electorales en 2007, saldrán a protestar este jueves en Guayaquil, el mismo escenario donde el mandatario celebró su primer año en el poder con una movilización que según sus cálculos congregó a 100.000 personas.

Bastión de la derecha y motor económico del país, este puerto se erigió como el centro de las disputas previas al referendo al que será sometida la futura Constitución, que es redactada por la Constituyente de mayoría oficialista.

"Acá lo de fondo es: municipalismo, desarrollo, progreso, atención a los pobres o un gobierno que concentra todos los poderes, con un presidente totalitario y un autoritarismo que es una regresión", afirmó Enrique Herrería, dirigente de la Junta Cívica de Guayaquil.

Con el alcalde Jaime Nebot a la cabeza, la oposición retará en las calles a un gobierno al que acusa de recortar las libertades, la autonomía de los municipios y que allana el camino para que la nueva Carta Política otorgue facultades ilimitadas al jefe de Estado.

"En 2008 los guayaquileños nos vamos a la autonomía definitiva, porque estoy de acuerdo con Simón Bolívar: libres o muertos, y de la forma más pacífica iremos el 24 de enero porque es ahora o nunca", señaló Margarita Arosemena, líder cívica del puerto.

El mandatario, que gobierna con una popularidad superior al 50% según sondeos, promueve reformas para regular la economía, habilitarse para un segundo período y enterrar una crisis política que sacó prematuramente del poder a sus tres antecesores en los últimos diez años.

En 2007 Correa pareció no tener adversarios de talla: convocó y se alzó con la mayoría de la Constituyente que elabora la Carta Política, y mediante ese órgano cesó al Congreso controlado por la oposición.

Pero para este año las cosas podrían no ser tan fáciles. Al frente tiene una oposición reverdecida, focalizada por ahora en Guayaquil pero con posibilidades de extenderse, y su tercer examen en las urnas desde que asumió las riendas presidenciales.

"La lucha recién empieza y el 2008 será más difícil (…), porque junto a la Asamblea Constituyente vamos a cambiar el sistema, vamos a acabar de una vez por todas con estas estructuras caducas", declaró Correa el sábado ante sus seguidores.

Aun así trató de convencerlos de que al otro lado del río espera la aprobación del referendo constitucional, a realizarse posiblemente a mediados de julio.

"Estoy convencido que al igual que en 2007 ¡todos los triunfos serán nuestros, todos los éxitos serán del pueblo ecuatoriano y que la revolución ciudadana será irreversible!", dijo Correa.

Lejos de intimidarse, los líderes de Guayaquil prometieron una severa respuesta para este jueves no sin antes criticar la marcha del gobierno.

"Lo que vimos fue una comedia bufa montada por el presidente, quien intentando parodiar (al emperador) Julio César -y sin el valor y el talento del cesarismo- transitó por la avenida 9 de octubre", la principal de Guayaquil, fustigó Herrería.

You must be logged in to post a comment Login