Fidel rumbo a reelección condicionada a su salud, mientras Raúl administra

LA HABANA (AFP) – Fidel Castro quedó a las puertas de una reelección presidencial en Cuba el 24 de febrero tras ser elegido diputado, condicionado por lo que su salud le permitirá hacer, en una etapa marcada por las expectativas de cambio levantadas por su hermano Raúl.

Castro, que cedió temporalmente el mando a Raúl el 31 de julio de 2006 por una enfermedad de la que aún se recupera, fue elegido el domingo en unos comicios para definir 614 escaños del Parlamento, de un listado con igual número de candidatos.

Según anunció Raúl, la nueva Asamblea Nacional (Legislativo) realizará dentro de un mes su primera sesión, en la que escogerá, de sus miembros, al jefe de Estado y Gobierno, por lo que Fidel está técnicamente habilitado para continuar ocupando esos cargos.

El líder de 81 años, que llegó al poder por las armas en 1959, aún no reveló si aceptará ser postulado para gobernar otros cinco años; pero altos dirigentes dieron el domingo luces sobre lo que puede ocurrir.

“Puedo anticipar que yo voy a votar por él”, dijo el vicepresidente Carlos Lage; mientras que el jefe del Parlamento, Ricardo Alarcón, afirmó que lo reelegiría “con las dos manos”.

Para Lage no hay dudas de los “avances en su proceso de recuperación”, y Alarcón señaló que si “sigue recuperándose de la forma tan satisfactoria que lo ha hecho hasta ahora (…) estará en posición de continuar ocupando sus funciones”.

La oposición radical recibió las declaraciones sin sorpresa. “El que pensó que esto no era así, está loco. Fidel va a ser presidente hasta que muera, seguirá tomando decisiones. Todo va a seguir igual”, dijo a la AFP Marta Beatriz Roque.

Aunque el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva rebasó todo optimismo al asegurar el martes, tras visitar a Fidel, que lo vio “listo para asumir su papel político”, el propio Castro admitió, al día siguiente, que no goza de “capacidad física necesaria” para hablar en público.

Analistas y observadores sostienen que, aunque continúe su restablecimiento y sea reelegido, es improbable que pueda reasumir plenamente sus funciones o el ritmo de antes.

Adoptaría, estiman, un papel ajustado a su salud, de rector moral e ideológico de la revolución, con poder de veto dado su liderazgo histórico; mientras Raúl administra.

En recientes mensajes, Fidel escribió que no se aferra al poder y expresó apoyo a Raúl, quien creó expectativas al anunciar hace seis meses “cambios” para encarar los problemas de baja producción, malos salarios (unos 15 dólares por mes), falta de transporte, vivienda y alimentos.

Ante el Parlamento, en diciembre, criticó el “exceso de prohibiciones y medidas legales”, por lo que los rumores hablan de medidas de cierta apertura, como la libertad de compra y venta de automóviles.

“Esta elección es muy importante. Se elige un nuevo Parlamento en una etapa compleja, en la que tenemos que enfrentarnos a diferentes situaciones y grandes decisiones”, dijo Raúl el domingo.

Conocido por su pragmatismo, Raúl, de 76 años, moderó al decir que vendrán “poco a poco”. “Nadie aquí es mago ni puede sacar recursos de un sombrero”, dijo en diciembre.

“Si Fidel Castro va a ser elegido como presidente tendrá que tomar en cuenta esta situación que es totalmente distinta, de toma de conciencia de la población, que sabe que el proceso ha fracasado”, opinó este lunes el economista disidente Oscar Espinosa.

Con una votación que superó una participación de más del 95% de los 8,6 millones de empadronados, las autoridades destacan la jornada electoral como un espaldarazo rotundo a la revolución y una expresión de la voluntad de mantener el sistema comunista.

Los “cambios estructurales anunciados por Raúl para reanimar la economía, acabar con “el cáncer de la corrupción” y la enquistada burocracia, están, aclaró, concebidos siempre bajo el socialismo.

You must be logged in to post a comment Login