Indocumentados en Estados Unidos podrían pedir refugio en Canadá

Montreal.- El fallo de un tribunal federal canadiense que declaró la nulidad del Acuerdo de Tercer País Seguro entre Ottawa y Washington podría abrir las puertas de Canadá a indocumentados que se encuentran en Estados Unidos.

Al declarar inválido a partir del 1 de febrero próximo el Acuerdo sobre Tercer País Seguro (ATPS) el juez federal, Michael Phelan, abrió la posibilidad de que personas residentes en Estados Unidos puedan entrar por tierra para pedir refugio en Canadá.

Para mantener su validez el ATPS debía ser sujeto a una revisión del Parlamento canadiense, pero como el gobierno del primer ministro Stephen Harper no dio curso a esa exigencia legal el juez Phelan lo declaró nulo.

Hasta el momento, los indocumentados en Estados Unidos no pueden pedir refugio en Canadá porque, según el ATPS, se encuentran en un "país seguro" que respeta, según Ottawa, las convenciones sobre asilo.

Pero en momentos en que las autoridades estadounidenses tratan de deportar el máximo de indocumentados, cuyo número se calcula entre 10 y 12 millones, ya se están viendo signos de que algunos de ellos entran o quisieran ingresar a Canadá.

Francisco Rico-Martínez, de un organismo de ayuda a refugiados en Toronto, dijo a Notimex que ya se registra un aumento sustancial en la cantidad de indocumentados de origen mexicano que llegan para "quedarse" en Canadá.

Los mexicanos no necesitan visa para entrar a Canadá y por eso pueden pasar la frontera sin problemas aunque sean indocumentados en Estados Unidos.

"Imagina lo que pasaría si sólo el 1.0 por ciento de los indocumentados (unos 100 o 120 mil) deciden pasar a Canadá para pedir refugio. Ya vivimos desbordados con 30 mil refugiados cada año, sin contar los que están llegando y que nadie sabe cuantos suman", comentó otro trabajador social de Toronto.

Los colombianos y haitianos no pueden entrar a Canadá desde Estados Unidos para pedir refugio y esa fue la razón por la cual organismos como el Consejo Canadiense para Refugiados y otras instituciones de defensa de los derechos humanos llevaron el caso ante la justicia.

Pero la posibilidad de que el ATPS sea efectivamente invalidado el 1 de febrero, como ordenara la semana pasada el Juez Phelan, es lejana porque el gobierno canadiense anunció que recurrirá a una corte superior para aplazar o anular esta decisión.

Pero más allá de esta lucha legal la renovación del ATPS, adoptado en 2004 como parte de las medidas antiterroristas diseñadas a partir de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, podría estar en dificultades en el Parlamento.

Al menos dos de los tres partidos de la oposición en el Parlamento, el Nuevo Partido Democrático (NPD) y el Bloque Quebequense (BQ) favorecen la anulación del ATPS porque lo consideran como subordinado a la política de Estados Unidos.

Una moción contra el ATPS será presentada en febrero por el NPD, según anunció la diputada Olivia Chow, porque ese Acuerdo es contrario a los derechos de asilo bajo las convenciones de Naciones Unidas para los refugiados y contra la tortura.

El pasado 11 de diciembre Chow, diputada por la región de Toronto, presentó una moción ante el Comité del Parlamento para Inmigración en la que exige al gobierno respeto a la decisión judicial contra el ATPS.

La diputada argumenta que Canadá debe tener una política que refleje "nuestros valores y principios".

La preocupación de Chow, según indicó a Notimex, es sobre la negativa estadounidense de considerar peticiones de refugio de

You must be logged in to post a comment Login